Comentando las noticias…

13 04 2022

Tres casos que están en el ánimo de la gente: la Reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, los resultados de la Consulta de Revocación de Mandato, y, la expulsión de Rusia de la ONU.

Reforma a la Ley de la Industria Eléctrica.

Propuesta por el gobierno actual (ley Bartlett, así ha dado en llamársele), está dando mucho de qué hablar, y es que, hay varios sectores de los ámbitos político y económico que están involucrados.

A ver… trataré de explicar el tema brevemente.

Por un lado están los empresarios (internos y externos) que tienen contratos para la generación y abasto de energía eléctrica, en muchos casos son convenios “leoninos” (todo a favor de ellos), hechos en el sexenio anterior, con los cuales ganan mucho dinero (o se lo ahorran), pero perdemos la gente común, como tú Lector y como yo. Ellos argumentan que hicieron grandes inversiones de capital, aunque… ¿fue capital propio o México les prestó con créditos preferenciales?, en fin, para construir sistemas de producción de electricidad con “energías limpias”, es decir, del Sol (plantas fotovoltaicas) y del viento (plantas eólicas), y por ley (y hasta por sentido común), tienen prioridad sobre cualquier otro sistema de producción “no limpio”, para subir su energía a las redes de transmisión de la CFE, y por supuesto entregarla al consumidor antes que la propia CFE. Hasta ahí todo más a menos bien, “invirtieron”, producen energía eléctrica por medios modernos, menos contaminantes, que prácticamente no dañan al medio ambiente, y todo bien, no perfecto, pero funciona. Lo que no te dicen Lector, es que además tienen agregadas a sus sistemas “limpios” plantas eléctricas que funcionan con gas, y esas sí CONTAMINAN, son «sucias», o sea que la energía eléctrica que producen no es del todo “limpia” como alegan, ni tampoco hablan de ello los medios de información vendidos que los apoyan, ni los políticos apátridas que los protegen. Tampoco dicen nada acerca del autoabastecimiento, el cual legalmente es únicamente para el que produce electricidad, no para sus empresas aliadas, que maliciosamente se hicieron sus “socias” comprándoles tres acciones, y las «autoabastecen» vendiéndoles energía eléctrica más barata que la CFE, cosa que por cierto está prohibida por la ley, pero amparados en la controversia legal porque son sus asociadas, hacen trampa. Por otro lado, menos te dicen que ellos tipificaron como energía eléctrica “sucia” la producción de electricidad por medios hídricos (plantas hidroeléctricas), cuando todos los que estudiamos alguna carrera relacionada con electricidad sabemos que este es el mejor medio de generación, más limpio que cualquier otro y CONSTANTE las 24 horas del día, a diferencia de los solares y eólicos que son intermitentes, es decir solo producen electricidad en determinadas horas del día. O sea que el fondo de este asunto es lo tramposo de algunos empresarios, que, unos buscando pagar menos y otros queriendo ganar más, afectan a las finanzas de la nación. Así pues, el gobierno quiere cancelarles su «negocito», y lanzó una nueva Ley de la Industria Eléctrica, con la cual se termina este desfalco a la nación. Seguramente Iberdrola, la compañía más mañosa de todas, ya está preparando su defensa.

Actualmente (el jueves 7 de abril), la Suprema Corte de Justicia de la Nación validó que la CFE tenga prioridad sobre las empresas privadas para el abasto de energía eléctrica a los consumidores, lo cual está muy bien, mayormente porque en el mundo los gobiernos que privatizaron todo, los que no se ocuparon de proteger por lo menos algunos sectores estratégicos de sus países dejando todo en manos de empresarios rapaces, ladrones y sinvergüenzas, hoy están sufriendo las consecuencias de sus actos, caso concreto España. Esta vez la SCJN se apuntó un diez, al privilegiar el interés público de la nación sobre el privado.

Ahora falta lo que decidirán los legisladores el domingo 17 de abril, respecto de “constitucionar” la nueva Ley de la Industria Eléctrica. Ojalá que también con ellos prevalezca el interés público sobre el privado, aunque… a decir verdad… no tengo mucha ilusión al respecto.

Pero en fin, la esperanza muere al último.

La consulta de Revocación de Mandato.

¿Quién ganó? ¿quién perdió?. ¡Bah! eso es lo de menos, lo importante es que fue el PRIMER ejercicio democrático en la historia de nuestro país para preguntar a la gente si un gobernante debía continuar en el poder o revocarle su mandato. Se requería el sufragio del 40% de electores empadronados para que tuviera efectos legales (vinculante), pero sólo alcanzó el 18%, y aunque en los hechos se ratificó espectacularmente al presidente López Obrador, de todos modos, por el insuficiente porcentaje de participación ciudadana, no creo que él, ni MORENA y aliados, y gran parte de la sociedad, hayan quedado satisfechos con los resultados, sobre todo por las circunstancias que se dieron en su desarrollo.

Pero bueno, la Revocación de Mandato es un PROCESO, y como tal, requiere perfeccionarse. En otras naciones democráticas este mecanismo es común, y es increíble que nuestros hermanos latinoamericanos de varios países con serios problemas económicos, estén más avanzados que nosotros en esta materia. Sin embargo, ya se echó a “andar el carro”, y ahora nos toca cuidar que se mueva bien en el futuro.

En democracia, como en todo, a veces se gana y otras se pierde, hay que aceptarlo, y por mucho que se defienda una idea como es la democracia participativa, que a todas luces es buena para la nación, de todos modos, hay que tener capacidad para admitir los resultados, cualesquiera que sean, y siempre, en todos los casos es preferible ver lo positivo de las cosas. El ejercicio resultó bien dadas las circunstancias adversas que actuaron en su contra de las cuales mencionaré algunas.

A ver…

1. Hay poco interés en la sociedad por cumplir con el deber cívico de ir a votar, no solo en este ejercicio sino en TODOS. ¿Para qué? dice la gente justificándose con: «ya sé quién va a ganar» (se les quedó en la cabeza la costumbre de cuando siempre ganaba el PRI), otra, “es un fraude o circo”, etc., muchos no alcanzan a comprender que la fuerza del volumen de votantes, independientemente del resultado de cualquier evento democrático, determina varias cosas, entre otras, motiva a los políticos a reflexionar sus actos, porque no es lo mismo que piensen que nadie se interesa en lo que hacen, a que sepan que todo el mundo está pendiente de sus hechos, y que en su caso pueda removérseles de donde estén.

2. Por más que algunos quieran justificar al Instituto Nacional Electoral diciendo que funciona bien y que es una de las instituciones que hacen contrapeso político al poder presidencial, su actuación deja mucho que desear. Esta vez, no hizo un trabajo adecuado de promoción del ejercicio de revocación. En el INE, desde el principio del proceso se aferraron al tema del dinero, decían: «si no me dan más dinero, no podré realizar la consulta», «si no me dan más dinero pondré menos casillas», etc., se plantaron en ello y no se movieron de ahí. Y como no se les dio un centavo más, ni tampoco quisieron meterse al plan de austeridad propuesto por la Secretaría de Hacienda, entonces, su solución fue poner solo una tercera parte del total de las casillas que normalmente deben colocarse en eventos de este tipo, y además, en lugares confusos y lejanos al elector. A pesar de ello mucha gente buscó su casilla, la encontró y votó, unos 16.5 millones de mexicanos lo hicieron a pesar de los obstáculos. Este dato es relevante, porque quedó claro, que así pongan difícil la cosa, por lo menos existe este número de votantes dispuestos a ejercer su derecho. De esta cantidad el 90% votó a favor de AMLO, y este dato es interesante, porque haciendo uso de las matemáticas, en particular de la estadística, los 16.5 millones de sufragios son una excelente muestra, perfectamente válida para extenderla y aplicarla al TOTAL del padrón electoral. De hecho, las empresas encuestadoras utilizan muestras estadísticas muchísimo más pequeñas (2500-5000 personas), y a partir de ellas interpretan lo que haría el TOTAL de la gente, o de algún grupo. Así pues, por extensión, el 90% a favor de AMLO es un porcentaje muy alto, demasiado alto.

3. Los medios convencionales de información operaron maliciosamente (como siempre) haciendo campaña en contra de la consulta todos los días, hasta el penúltimo antes del ejercicio, porque justo el día de la consulta, sus reporteros, me consta, vi que actuaron correctamente haciendo un llamado a la gente para que acudiera a las urnas, pero sólo ese día. Demasiado tarde dirán algunos, pues el daño de la manipulación, ya estaba hecho.

Pero en fin, ya pasó, y lo que venga después es otra historia.

La expulsión de Rusia de la ONU.

Cada vez la ONU está peor. De por sí López Obrador ya la llamó «florero» porque nomás está de adorno. Y ahora, confirmando este calificativo, el organismo que se supone está para encontrar soluciones a la problemática mundial, ¡expulsa a uno de sus miembros!. ¡Uff! ¿Y ahora cómo diablos se encontrará la paz en la guerra Ucrania-Rusia, si se echó fuera de la organización a uno de los dos conflictuados?.

A ver Lector… hagamos una analogía.

Imagina que eres presidente de la junta de vecinos de tu colonia, y dos de ellos andan «de la greña», y tu solución como dirigente democrático es, permitir que la asamblea expulse de tu junta vecinal a uno de los dos pleitistas, quien, por supuesto seguirá en su casa, la cual no puedes mover ni hacer nada. Pues sí, tu vecino expulsado, lógicamente ya no irá a tus reuniones y en ellas te serán más fáciles los acuerdos, sin embargo, ya no tendrás la posibilidad de reprenderlo por lo que haga mal en tu colonia, y muy posiblemente, al verse rechazado por la mayoría de vecinos, la tomará en contra de TODOS. De hecho, Rusia amenazó que lo hará, V. Putin dijo que habrá consecuencias para todos los países «no amistosos» con su nación. ¡Uff! ¡Vaya decisión “maravillosa” de la ONU!.

Con este tipo de soluciones cualquiera concluye que el mundo no está funcionando como debería, la ONU solo es un triste ejemplo que muestra lo desorientadas y hasta podridas que están las instituciones encargadas del orden mundial. A esto me refería en otra ocasión cuando escribí el mito acerca de que lo externo a México no siempre es lo «mejor», y otra vez confirmo que así es.

México se abstuvo de votar en la expulsión de Rusia de la ONU, menos mal, aunque en realidad debió votar en contra, porque no tiene absolutamente ningún sentido separarla de la organización. Pero en fin, la prudencia también cuenta, porque sabido es que Rusia y los EEUU, no son amigos, tienen políticas distintas que han mantenido después de la segunda guerra mundial (1946), y nuestro país tiene muchos lazos comerciales con los EEUU, así que no nos conviene zafarnos de esta relación. Votar en contra implicaría «chocar» con nuestros vecinos del norte, quienes prácticamente controlan a la ONU.

Por otra parte, los EEUU y la comunidad europea, en lugar de intervenir para encontrar la paz, su solución es sancionar económicamente a Rusia, enviar ayuda humanitaria a Ucrania y ¡armas!, las cuales por supuesto este país tendrá que pagar después con sus respectivos intereses. ¿Buen negocio, no crees Lector?. Cualquiera se pregunta, ¿de verdad las naciones “civilizadas” del primer mundo quieren que se termine la guerra, o están alentándola para comerciar armamento militar?. Espero que no me mate la duda.

I. Guerrero Z.


Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: