De nada sirve anclarte a los errores pasados.

9 09 2016

Sean propios o ajenos, o que alguien los haya cometido contigo, no tiene caso detenerte en ellos, es pura energía mental  desperdiciada. Los errores sucedidos, a veces de manera accidental -o incluso intencionalmente-, cuyos recuerdos llegan a tu mente revoloteando como pequeños -o grandes- demonios constructores de infiernos temibles en tu cabeza, en realidad solo deben interpretarse como lecciones que la vida otorga con el afán de enseñarle a cada quien lo que está mal y que habrá de evitar en lo futuro.

los-erroresHay quienes descubren a tiempo lo anterior, lo comprenden, lo asimilan y se perdonan a sí mismos sus errores, o acuden con alguien a que lo haga, posiblemente un sicólogo, un sacerdote o alguna persona de confianza, y se liberan del flagelo que significa la carga emocional y hasta física que sus faltas tienen asociada. Mientras que otros van por el mundo caminando penosamente, como arrastrando su existencia, apenas viviendo lenta, dolorosa, y sufridamente, porque decidieron vivir ligados a sus fallas, cargando costales de culpas que derivan en complejos y hasta en traumas que les impiden transitar por el mundo con fluidez y ser felices.

Para mí no hay peor desperdicio de energía y tiempo que el vivir anclado a los errores pasados, pensando siempre en aquello que no debió ser, lamentándolo.

Lo fundamental, lo verdaderamente esencial y natural, es mirar hacia adelante, por eso la naturaleza dotó a los seres humanos de dos ojos en su rostro, precisamente para ver hacia el frente, hacia el futuro. Mirar al pasado, lo que quedó atrás, también puedes hacerlo, pero si fuera igual de importante entonces ten por seguro que la evolución te habría dotado de otros dos ojos en la nuca. Así pues tienes que observar siempre hacia adelante, hacia tu horizonte de posibilidades, y hacerlo sin cargas innecesarias, liviano, sin culpas del pasado.

Por otra parte… Leer el resto de esta entrada »





Sé que puedes…

26 07 2016

Nunca me gustaron las historias largas, por eso no voy a hacer una aquí. Joven que recién egresaste del nivel medio superior (bachillerato), si pudiera recomendarte algo, o sugerírtelo, sería lo siguiente:

Nadie me lo contó: los límites están sólo en tu cabeza.

en la cuspide

Si en verdad te propones algo sé que puedes lograrlo. Cierto es que algunas cosas cuestan más trabajo que otras, pero si perseveras al final conseguirás lo que quieras, sólo piensa positivo en ello y actúa para obtenerlo.

Indudablemente que la vida te pondrá barreras, y es mejor que aprendas a saltarlas por tu cuenta si es que quieres hacer de tus triunfos, algo valioso, porque cuando alguien te regala aquello que buscabas afanosamente nunca lo disfrutas igual, ni tampoco lo conservas eternamente. Aprende pues a hacer las cosas por ti mismo, no te atengas a nadie, porque además, no siempre estará cerca de ti el que siempre te ayudó.

Cuando enfrentas o emprendes algo es mejor saberte solo.

Hay dos poderosas razones para afirmar que puedes hacerlo, y son las siguientes.

La primera y más importante es:

¡Ganaste al nacer!.

Si todos los que vivimos somos triunfadores en la lucha por la vida, la pregunta que debes responderte ahora y siempre es:

¿Por qué si comenzaste ganando la más importante de todas las batallas en las entrañas de tu madre, tendrías que convertirte después en un perdedor?.

La segunda razón es:

La naturaleza evoluciona a las especies, esto quiere decir que cada generación de seres humanos es más inteligente que la anterior…

¿Por qué entonces tendrías que vivir menos bien que tus antecesores?

A fin de cuentas no hay argumentos sólidos que justifiquen perdedores, sólo pretextos.

Por otra parte, es importante que tengas claro lo siguiente… Leer el resto de esta entrada »





Para quienes quieren ser mejores…

8 11 2014

La diferencia en los textos de motivación es la forma de decir las cosas. Las ideas y el contenido, incluso a veces los términos coinciden, pero la sintaxis y la hilación de las palabras, el cómo se dicen las cosas, es lo que consigue o no llegar más profundamente en el Lector/a según éste se identifique con ello. No hay recetas para motivar, lo único igual es el deseo de decir a los demás lo que se cree que es bueno para su superación y la forma en cómo se haga es cosa de cada quién. 

llegar alto

Bill Gates lo explicó así (Clic aquí), pero otro lo dijo así…

Extraído de la red…

20 costumbres comunes de la gente que ha llegado muy lejos en la vida.

Las personas que han llegado muy lejos en la vida, lo han conseguido debido a que han construido un camino con verdades edificantes, hábitos sólidos y principios fuertes. Llegar lejos en la vida es un resultado directo entre las elecciones que tomas en el camino y el adquirir hábitos y costumbres sanas.

Aquí tienes estas 20 costumbres o hábitos que estas personas involuntariamente poseen. Es curioso ver como todas ellas tienen estas costumbres sin ser conscientes de ello.

1) No asocian el éxito con el dinero.

La gente realmente brillante asocia su éxito con la felicidad, la paz interior, y las acciones positivas, más que el dinero en sí (y no es un tópico). Está claro que tener dinero puede ayudarte a tener más oportunidades, tener menos estrés, y tener la mente más despejada. Pero las personas exitosas se dan cuenta de que todo el dinero del mundo no puede hacerte feliz si eres incapaz de sentir la felicidad desde el interior.

2) No comienzan el día sin un objetivo o un plan.

No sólo las personas que han alcanzado el éxito tienen metas claras y nítidas a corto y largo plazo, también saben exactamente lo que tienen que realizar cada día para sentirse realizados, así como para acercarse más a sus objetivos.

Dedican la primera hora del día a ellos mismos (le llaman la “hora de oro”). Lo que hacen mentalmente, físicamente y espiritualmente en esta primera hora, establece el ritmo para todo el día.

3) La perfección no es su objetivo prioritario.

Para estas personas el progreso es más importante que la perfección. El peligro de centrarse en la perfección de algo en concreto es que te puedes perder por el camino y lo más probable es que tu trabajo quede imperfectamente acabado. Entienden que no se trata de hacerlo todo perfecto, y que las habilidades que se desarrollan gracias a alcanzar varios objetivos son más importantes, permiten mejorar constantemente y te hacen sentirte más orgulloso. Leer el resto de esta entrada »





La Educación de la Inteligencia en los Estudiantes.

14 06 2012

El Mtro. Hugo Rosales Reyes, Director del CBTis No. 70 nos comparte la siguiente reflexión.

Una vida digna está en dependencia directa del uso adecuado de la inteligencia…

En esta era de la información y el conocimiento, es prioritario aprender a pensar sobre el propio pensamiento. La metacognición abarca todas las fases del proceso cognitivo, las habilidades básicas de percibir, definir, planear, usar estrategias, codificar, analizar, sintetizar y resolver problemas.

Si se canalizaran las acciones hacia la educación de la inteligencia, consecuentemente se educarían en paralelo la percepción, los sentimientos, la capacidad de razonar y la habilidad para resolver problemas; como lo señala H. J. Eysenck, el eminente profesor del instituto psiquiátrico de Londres, “La inteligencia ha sido definida en términos de capacidad de aprendizaje, de memoria, de aptitud para la comprensión, de desarrollo de estrategias, etc., pero todos estos aspectos no son sino consecuencias de la aplicación de la inteligencia y, por tanto, no sirven como definición”. Actualmente es preferible hablar de constructos relacionados con el conocimiento, las capacidades, las habilidades y los esquemas.

La experiencia lectora posibilita enriquecimiento de contenidos, destrezas y habilidades mentales de orden superior.

La construcción de aprendizajes implica la comprensión, la reflexión la autoconciencia y el autocontrol.

Para lograr en los estudiantes aprendizajes significativos y desarrollo de competencias, es preciso que un profesor posea competencias que le permitan: Leer el resto de esta entrada »





Todos somos maestros…

7 08 2011

Al final de cuentas todos somos maestros, solo que unos enseñamos en las aulas, otros enseñan en los hogares, otros en los medios de comunicación y otros en la calle.

Los maestros que estamos en las aulas nos dedicamos a instruir diferentes materias a los jóvenes, pero no podemos enseñarles las experiencias de vida de sus padres, si acaso las propias que pueden ser muy diferentes. Los padres de familia son maestros en los hogares que dedican parte de su tiempo a enseñar a sus hijos lo que a su vez les enseño la vida, pero no pueden instruir toda la ciencia, tecnología, valores e historia que comprenden las materias cursadas en la escuela. Los maestros que están en la calle, la gente que conforma la sociedad, enseñan con su comportamiento los usos y costumbres de la ciudad, del pueblo o de la pequeña comunidad, pero no pueden enseñar lo que los padres de familia enseñan a sus hijos, ni tampoco lo que instruyen los profesores en las escuelas. Los que están en ese medio poderoso que es la TV informan y forman opinión, pero no pueden enseñar lo que instruyen los demás maestros, aunque igual influyen en la educación.

La suma de toda esa gran variedad de conocimientos y actitudes de los maestros que están en las escuelas, en las casas, en la calle, en los medios de comunicación, y en más lugares todavía, de esta enorme escuela que es nuestra nación, es lo que vemos en los jóvenes, es lo que entre todos hemos podido enseñarles.

¿Lo hemos hecho bien Lector/a?

¿Qué tanto has cumplido con la parte que te corresponde?

¿Ya pusiste tu pieza del rompecabezas?

Sinceramente
Ing. I. Guerrero Z.





¿Quieres tener/hacer hijos triunfadores?

4 06 2011

Una preciosa reflexión que llegó a mi correo, excelente para todos los que somos padres de familia, la publico tal cual.

Hace unos siglos un famoso pensador griego dijo: ‘Lo único permanente es que vivimos en un mundo de cambios’ 

Debemos preparar a nuestros hijos para el mundo del futuro, no el mundo de nuestros padres ni el nuestro. En este mundo actual lo determinante para triunfar será el carácter, no exactamente el conocimiento, como muchos pudiéramos creer.

Tener temple, salir de fracasos adecuadamente, hacer de los fracasos un desafío y no una tragedia… eso será lo que buscarán los seleccionadores de personal. Para los trabajadores independientes será un auto-requisito.

Un hijo forjará carácter si percibe claramente la autoridad de los padres. Con presencia de autoridad los niños y jóvenes a su vez actuarán con autoridad para resolver sus problemas; actuarán por determinaciones.

Sin presencia de autoridad nuestros hijos serán débiles de carácter y actuarán por impulsos con los consecuentes problemas de adaptación.

¿Exceso de autoridad? Siempre será mejor exceso que falta de autoridad. El límite de autoridad lo pone la siguiente regla: ‘La autoridad no debe humillar’. Básicamente lo que es el niño o el joven hoy será el adulto del mañana. De vez en cuando hay que mirar al hijo como un adulto potencial.

¿Queremos que nuestros hijos no sufran? Entonces hay que prepararlos para sufrir. No podemos estarles evitando todo el tiempo todo posible sufrimiento ¿si no cuándo aprenderán?

Debe comprender la muerte, los problemas de la vida, los problemas en el trato de sus congéneres. No debemos resolverles todos los problemas, hay que ayudarlos a que poco a poco los resuelvan ellos mismos.

Nadie logra metas exitosas y duraderas sin un poco de sufrimiento. ¿Alguien imagina a un campeón de atletismo que no sufra para lograr sus marcas? Eso se aplica a todo tipo de campeón y a todo tipo de actividad. Leer el resto de esta entrada »





La cultura del Slow Down (aflojar el paso).

9 02 2011

Pasa que:

Por buscar dinero, se nos pasa el tiempo, la vida.

Por buscar construir una segunda casa se nos pasa el tiempo, la vida, sin construir una familia.

Por buscar agradar a nuestros hijos les damos dinero y les compramos juguetes, y se nos pasa el tiempo, la vida, y nos olvidamos de educarlos.

Por buscar resolver los problemas de los demás se nos pasa el tiempo, la vida, y nos olvidamos resolver los propios.

Por vivir aceleradamente se nos pasa el tiempo, la vida, sin apreciar lo que hay a nuestro alrededor.

Pasa… que pasan muchas cosas… Y se nos pasa el tiempo y se nos va la vida.

Uno de mis colegas (Lic. Miguel Bernal) me envió la siguiente filosofía de vida en donde saber utilizar el tiempo es lo primordial.

LA CULTURA DEL SLOW DOWN

“Ya voy para 18 años desde que ingresé en la Volvo, una empresa sueca.

Trabajar con ellos es una convivencia muy interesante. Cualquier proyecto aquí demora dos años para concretarse, aunque la idea sea brillante y simple. Es una regla.

Los procesos globalizados causan en nosotros una ansiedad generalizada en la búsqueda de resultados inmediatos.

Los suecos debaten, debaten, realizan “n” reuniones, ponderaciones, etc.

¡Y trabajan! con un esquema más bien “slowdown”.

Lo resumo así: Leer el resto de esta entrada »