EL ESNOBISMO ANTI-AMLO.

24 05 2022

La absurda moda en graduados con estudios superiores de estar en contra del gobierno Obradorista. «Al que le quede el saco que se lo ponga y luzca».

¿Cómo te explicas Lector qué, de acuerdo a estadísticas mencionadas por el presidente López Obrador tenga este MENOR apoyo de la gente que ostenta títulos universitarios?. ¿No debería ser al revés, que quienes tenemos estudios profesionales, después de enterarnos del mundo de dinero que se perdía por las raterías de gobiernos anteriores que estaban al servicio de los grandes potentados, solapados todos por los medios de información convencionales que nos mantuvieron engañados todo el tiempo, deberíamos entonces apoyar sin restricciones a este gobierno que busca abatir la corrupción?. Porque si comparamos a esta administración con otras pasadas, ¿tú recuerdas alguna obra de infraestructura importante de sexenios anteriores?. ¡Nada! Todo fue palabrería y un vil saqueo, mientras que hoy, en contraste, hay grandes obras en proceso en diferentes ámbitos, y algunas concluidas. ¿Entonces… cuál es la lógica del rechazo de algunos profesionistas (o en vías de serlo) a esta gestión presidencial?. Se supone que una persona con estudios es más juiciosa, más analítica, con mayor capacidad para reflexionar y entender los asuntos generales de la nación, pero vemos que en muchos casos no es así.

A ver… revisemos esta situación que -la verdad- suena ilógica.

¿Acaso los profesionistas aprendimos tan bien las lecciones que nos daban en la TV chatarra los “intelectuales” pagados por los grupos de poder, que de plano nos sorbieron el seso?. ¿O actuamos así porque al tener un poco más de conocimiento que el resto de la población nos sentimos “superiores” y menospreciamos a un gobierno emanado del voto popular?. ¿O es porque al ganar un poco más de dinero que los demás, queremos igualarnos a los que de verdad son ricos, y buscamos parecernos a ellos hablando mal del gobierno?. ¿O nos acostumbramos tan bien a la corrupción que ahora lamentamos no poder decir: “si el presidente roba, porque yo no”?. ¡Uff!

Algunos graduados, los más jóvenes, ven como una moda denigrar al presidente. Irreverentes, amparados en un falso estatus de inteligencia lo llaman: “naco”, “inculto”, “loco”, “idiota”, “analfabeto”, y otros calificativos que a veces ni siquiera comprenden, como “socialista” o “comunista”, términos que no son fáciles de dimensionar, pero que repiten por quedar bien con quienes los oyen, o para ocultar su propia ignorancia en los temas que aborda el presidente, o como una pose para parecerse a los de “arriba” que se quejan de López Obrador en todos lados. Hoy día, “ser rico” para algunos, es sinónimo de estar en contra de Obrador, aunque no tengas un maldito centavo en tus bolsillos. Claro, son jóvenes, les faltan mayores experiencias, y esto es una atenuante, porque a diferencia de los que ya estamos “viejos” y vivimos tiempos difíciles en los que, a donde miráramos veíamos necesidades, a las nuevas generaciones de este bendito país les tocó vivir un mundo en el que el plato de comida, por modesto que haya sido, siempre estuvo (y está) en su mesa, viven un tiempo en el que existen mayores oportunidades y opciones de diversión, pero que a la vez también tienen grandes distractores que los enajenan volviéndolos superficiales, ligeros en sus juicios y en su actuar, “filosofía Coppel”, “lo luces, pero lo debes todo, hasta una modesta reflexión antes de comprarlo”.

Por su parte muchos de los que integran el segmento social de los que tienen dinero y negocios importantes, sean profesionistas o no, rechazan esta gestión presidencial porque durante varias décadas fueron favorecidos por los gobiernos, entonces es lógico que así actúen, porque con el nuevo régimen perdieron su estatus privilegiado y por eso están molestos. Lo curioso es que este gobierno NO LES ESTÁ QUITANDO NADA, NI LES ESTÁ PIDIENDO QUE CONTRIBUYAN MÁS DE LO QUE POR LEY DEBEN HACER, es simplemente EVITAR CORRUPTELAS y cumplir con sus OBLIGACIONES LEGALES. Pero esto no les gusta, porque tristemente se acostumbraron al sistema podrido que imperaba, en el que podían burlar al sistema como les viniera en gana. En ello debemos pensar cada vez que escuchemos a un adinerado quejarse del gobierno.

También, sorprende ver a alguna gente, incluso pobre, viejos y jóvenes, sin estudios, que reciben beneficios nunca antes vistos, pero que inexplicablemente se suman a los capitalistas resentidos, haciéndolo sin mayores análisis, unos manipulados y otros por convicción propia, repitiendo lo que les dicen, o lo que oyen y ven en esta fracción venida a menos. ¿Por qué lo hacen, si siempre fueron burlados en sus derechos, sometidos, humillados y ofendidos?. Sucede porque se acostumbraron a ello, porque su vida siempre ha sido así y se quebraron interiormente. Derrotados aceptaron que esa vida les tocó y no reclaman, al contrario, lloran si les quitan las ataduras, se sienten perdidos fuera del manto “protector” de sus acaudalados patrones y hasta creen que es pecado no apoyarlos. Me viene a la mente la imagen de dos mujeres, probablemente personal de servicio de alguna casa rica, que, en una reciente manifestación de gente de alcurnia, pisoteaban la foto de López Obrador, mientras a su lado permanecían contemplativos quienes seguramente eran sus “amos”.

¿Hay fallas en este gobierno? ¡Sí!. No esperemos un régimen perfecto pues nunca lo habrá, ni en México, NI EN EL MUNDO. Y tampoco puede echársele la culpa de todas las fallas que hay en el país, -ni las de hoy, ni las de ayer-, la sociedad tenemos que asumir la parte que nos corresponde de los errores actuales y de los pasados también.

¿Falta mucho para corregir el rumbo de la nación?. ¡Sí!. Pero a diferencia de gestiones anteriores hoy vemos avances, constatamos que, para desarrollarnos mejor es necesaria una buena administración de los bienes materiales nacionales, que no se requieren préstamos del exterior, y que solo se precisa abatir la corrupción y manejarse dentro de un marco de austeridad como lo está haciendo el gobierno actual.

¿Cómo podemos avanzar más rápidamente?. Colaborando TODOS en la medida de nuestras posibilidades. Pero no avanzamos denostando, criticando destructivamente, sin argumentos reales, y menos lo hacemos si no razonamos las cosas de la política y de la administración pública, y simplemente nos dejamos llevar por lo que dicen los demás, sean personas o medios de información. Más allá, no mejoramos si no tenemos la capacidad de atrevernos a decir las cosas como son, si no hacemos a un lado necedades y tenemos el valor de reconocer lo bueno que nos conste del gobierno, poner TODOS SUS ACTOS EN UNA BALANZA, ¡Y DECIRLO!, no importa que a veces choquemos con quienes se cierran a las evidencias.

Es cuanto Lector, y como siempre, “escribo lo que siento y pienso, lo que me nace y me place, es decir…”.

I. Guerrero Z.


Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: