Mi propuesta en torno a la educación. (9)

30 09 2013

Temas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10.

7. La Sociedad.

¿Por qué hace algunas décadas la organización educativa funcionaba mejor?.

poniendo cada quien su parteHabía muchas carencias, los métodos para educar eran cuestionables y a pesar de ello se conseguía mejor educación en relación con la época que se vivía.

Sin duda sucedía así porque la educación era vista y actuada por todos: maestros, alumnos, padres de familia, sindicato, autoridades oficiales, medios de información y/o comunicación, gobierno y sociedad, de manera distinta a como suele hacerse hoy.

Antes, el maestro tenía mayor conciencia de su deber.

Antes, los padres de familia tenían más conciencia de la importancia de la educación de sus hijos y estaban en perfecta sincronía con los profesores (mal dicho -y muy cuestionable por cierto- pero la siguiente expresión lo explica: “maestro, si mi hijo se porta mal corríjalo, no importa que le de unos buenos coscorrones”).

Antes, los medios de comunicación eran más cuidadosos de sus contenidos, sobre todo de lo que exponían a los jóvenes, además de la censura oficial había autocontrol.

Antes, el joven tenía más conciencia de su deber en la escuela, sabía que a ella acudía a estudiar, y también sabía que la disciplina impuesta allí era una continuación de la disciplina del hogar.

Antes, gobierno, parte oficial y sindicato invertían más tiempo en la educación y menos en aspectos políticos, hoy es al revés.

Antes, la sociedad (entiéndase por ello a los adultos ajenos a la escuela) colaboraba con la educación de los jóvenes disciplinándolos o bien orientándolos si cometían un error y el que “corregía” tenía la garantía de que encontraría respaldo tanto en el resto de la sociedad como en los padres de familia del “corregido”.

Había pues en materia educativa un pacto no firmado entre TODOS los que rodeaban al joven, en el sentido de rectificar lo que veían mal en él, evitando también influirlo con ejemplos negativos, esto, mientras el gobierno sancionaba a los miembros de la sociedad que mostraban vicios de “adultos” a los jóvenes.

Pero eso sucedía hace muchas décadas cuando la sociedad se concentraba en pequeñas comunidades en donde todos sus habitantes se conocían, después las comunidades crecieron y se hicieron pueblos, los pueblos crecieron y se hicieron ciudades, el país multiplicó sus habitantes y de manera contraria los valores humanos que existían en los pequeños núcleos sociales comenzaron a resquebrajarse, a confundirse y a perderse. Con el transcurso de los años las nuevas generaciones reemplazaron principios e ideas por otras que surgieron, unas de manera natural y otras copiadas de otros países, entonces, aquel entramado/tejido educativo que existió en un principio para educar a los niños y a los jóvenes en cualquier lugar en el que estuvieran, se perdió.

En la sociedad mexicana hay pensamientos e ideas equivocadas muy arraigadas, acciones que pretenden hacer un bien pero que terminan justamente en lo contrario, simples malos entendidos que pueden escucharse en personas de todos los lugares y de todos los estratos sociales y educativos, mismos que ralentizan la evolución natural de las nuevas generaciones, casos como: “Yo, padre de familia sufrí mucho en mi niñez y en mi juventud, y no dejaré que a mis hijos les suceda igual”. Esta idea de los progenitores, socialmente aceptada, en el sentido de proteger a sus hijos los lleva a caer en el sobre proteccionismo, con las consecuencias conocidas de hijos adultos completamente atenidos a sus padres, convertidos en poco menos que parásitos sociales. También socialmente se piensa que “vivir bien” es tener mucho dinero o muchos bienes materiales, persiguiéndolos entonces por sobre todas las cosas, cayendo de esta manera en un consumismo brutal, descuidando así lo esencial que es la educación de los hijos al interior de los hogares. Por otra parte, socialmente se piensa que lo correcto es comprarles casa a los hijos y además conseguirles trabajo, muchos lo hacen así, y cuando los consiguen los demás lo aplauden; “que buen padre/madre es, un ejemplo sin duda.”, dicen.

Con esta manera de pensar y de actuar socialmente aceptada se incurre en errores en la educación de los hijos, provocando una especie de involución social. Pienso que los hijos tienen que hacer su propio esfuerzo para conseguir los bienes materiales que les permitan vivir equilibradamente, como igual lo hicimos sus padres.

¿Podemos seguir así? Sí, podemos seguir por el mismo camino durante quién sabe cuántas décadas. Podemos continuar siendo una sociedad con un potencial humano y material enorme pero con un pobre desarrollo educativo, así, hasta que nos sobrevenga un sisma social y entonces, cuando toquemos fondo, cuando por fin entendamos que la educación es un asunto de todos, resurgir como un ave Fénix de entre las cenizas de la ignorancia, por el momento con esta limitada dinámica de vida social conformémonos con lo que tenemos y nunca esperemos que México llegue a ser una potencia mundial en nada, ni tampoco que nuestro país sea el semillero de talentos que consigan revolucionar al mundo.

Pero… ¿Cómo resolver la poca o nula participación de la sociedad en materia de educación?.

Mis propuestas al respecto.

El problema social en materia educativa debe empezar a resolverse al interior de las familias, es ahí en donde primeramente debe actuarse.

Primera propuesta.

Eslabonamiento entre la escuela y los padres de familia.

Cuando México era un conglomerado de comunidades pequeñas la información se transmitía de boca a boca, hoy los medios de información/comunicación han reemplazado en gran medida esta forma de trasmitir ideas, conceptos y opiniones.

Segunda propuesta.

Mediante un “bombardeo” (llamémosle así) de los medios de comunicación hacia los miembros de la sociedad, sensibilizarlos y en alguna medida conminarlos a cumplir su papel y su responsabilidad en el asunto educativo. Después, al dar seguimiento a las acciones realizadas por lo miembros de la sociedad reconocer méritos a quienes destaquen en sus acciones positivas en el logro de la meta educativa.

Todo lo anterior bajo un esquema de democracia y de LIBERTAD, pues si ésta última no existiera otros serían los caminos para hacer que la sociedad asumiera más seriamente su papel educativo.

Temas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10.


Acciones

Information

2 responses

1 10 2013
Alicia Medina

¡ FELICIDADES ! POR SU BLOG SOBRE TODO CON ESTE TEMA QUE HACE REFLEXIÓN DE LO QUE FUE LA EDUCACIÓN DÉCADAS ATRÁS Y LO QUE ES AHORA. TRATAMOS COMO DOCENTES DE HACER NUESTRO TRABAJO CON CALIDAD, EFICAZ Y EFICIENTEMENTE.
…………..

Hola Alicia…
Muchas gracias por comentar colega.
Un abrazo cordial.
Ing. I. Guerrero Z.

1 10 2013
Alicia Medina

Otra propuesta con el debido respeto es que el sindicato cumpla con su función como tal y que no juegue un papel de poder sobre la SEP, en lugar de ser una aliado a favor de la educación parece que es su enemigo número uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: