El oprobioso juego del bueno y el malo.

10 08 2011

O la repulsiva manipulación de los demás…

¿A quién le gusta ser el malo del cuento? Por supuesto que a nadie.

La gran mayoría de los seres humanos siempre queremos ser catalogados como los mayormente bondadosos, generosos, dadores de oportunidades, nobles, perdonadores, o por lo menos quisiéramos estar en un concepto ‘regular’ en la opinión de la gente. Aunque a veces por la seria confusión de valores que vivimos, ser bondadoso es sinónimo de ‘tontejismo’, no obstante en un afán de sobresalir y estar a la par de la evolución humana siempre aspiraremos a ser aquello que se entienda por bueno, pero ser considerados como egoístas, inconscientes, rencorosos y vengativos, es decir: ¡malos! eso ¡nunca!.

Hay un juego que se juega en las escuelas en el que, quien pretende ganarlo busca que el otro quede a los ojos de los demás como el malo. No se pierde dinero ni bienes terrenales, es solo que el que lo gana es el bueno y el que lo pierde es el malo. Es un juego no declarado, sin reglas, que unos fingen no jugar y que algunos ni siquiera saben que lo están jugando, luego entonces además de perverso tiene algo de infantil.

¿Cómo es el juego? Citaré expresiones simples, que suceden fuera del ámbito educativo pero que son entendibles para todos, por ejemplo: ‘Su madre les dio veinte pesos, yo les daré cien’. En este caso la intención es dejarle claro al adolescente quién es el bueno y quién la “mala”. ‘No limpies tu cuarto, que tu hermana/o lo haga’. Además de complicidad la expresión lleva implícita la deducción de quién es el bueno. ‘Yo no haré nada, pero cuando llegue tu padre verás la que te espera’. Induce al joven a pensar que la buena es la madre y el malo es el padre. Etc.

En el ámbito educativo se juega de la siguiente manera.

Lo juegan los maestros.

Cuando un alumno reprobó una materia y ya agotó el número de oportunidades legales para acreditarla algunos maestros le dicen: ‘Ve y pregunta en la administración, si allí te dan otra oportunidad de mi parte no hay problema en aplicarte otro examen’. ¿Quién es el bueno?

Cuando inician cursos algunos profesores dicen a sus alumnos: ‘Veo que están muy mal, ¿quién les dio la materia anterior?’. ¿Quién es el bueno y quién es el malo?

O algo más elegante y profundo…

El maestro que le dice al alumno: ‘¡Joven, tienes un cinco de calificación’!. Luego el alumno pregunta: ‘¿por qué me puso un cinco?’ el profe contesta: ‘No. Yo no te puse un cinco, te lo pusiste tú por no haber cumplido con tus quehaceres’. Dicho de otra manera: ‘yo no soy malo, el malo eres tú’. ¿En dónde quedó la calidad del maestro como juez que da un fallo?

Lo juegan los alumnos.

Cuando un alumno se ve apurado por acreditar varias materias para poder inscribirse: ‘Profe, solo me falta acreditar su materia para poder inscribirme, ya pasé las otras tres’. ¿Si el profesor no accede quedará considerado como bueno o como malo?.

Cuando un alumno se ve apurado por acreditar una materia: ‘Profe, ya hablé con el encargado de Servicios Escolares, con el Subdirector/a y con el Director/a y me dijeron que sí, solo falta que usted quiera darme la oportunidad’. ¿Si el profesor no accede cómo quedará catalogado por el alumno?

Lo juega la administración escolar.

Cuando un alumno es reportado al departamento de Servicios Escolares, le dicen ahí: ‘Tenemos un reporte de indisciplina por el cual estarás suspendido tres días’. El alumno pregunta: ‘¿Quién me reportó?’ Y le contestan: ‘Fue el maestro fulanito’. Ante los ojos del alumno ¿quién quedará catalogado como el malo?

Cuando el alumno quiere tener más oportunidades de las legales para acreditar materias: ‘Ve y pídele otra oportunidad al profesor, de nuestra parte no hay problema’. En este caso la administración es buena con el joven, y si el profesor no accede obviamente será el malo.

Cuando la administración le dice al maestro: ‘Son órdenes de arriba y tienes que cumplirlas porque si no te friegan’. O sea, yo no soy malo, los malos son los de ‘arriba’.

Cuando la administración atiende a un padre de familia cuyo hijo/a va a ser dado de baja por cualquier razón le dice: ‘Sr. Sutanito, hable con los profesores de su hijo/a, si ellos están de acuerdo en darle más oportunidades de nuestra parte no hay problema’.

Lo juegan los padres de familia.

Además de las expresiones que cité al principio, cuando un alumno está a punto de ser despedido de la escuela por reprobación su padre/madre le dice : ‘Iré a la escuela a pedir que te den más oportunidades de examen’. ¿Quién quedará como el bueno/a?

Pero el asunto va más allá de lo educativo y familiar, también sucede en lo político, en lo social, en los medios de comunicación, y en prácticamente todos los lugares.

Lo juegan los políticos.

Cuando un político (o grupo político) dice:  ‘Yo hice el esfuerzo porque se aprobara la iniciativa, fueron los del grupo contrario los que se opusieron’. Ante la opinión publica ¿quiénes deben ser considerados como malos?

Lo juega la sociedad.

Cuando alguna persona le dice al joven que está portándose mal en la calle: ‘Si te ve la policía te llevará a la cárcel’. Dicho de otra manera: ‘Conmigo no hay problema, pero si te ve la policía tendrás dificultades’. La conclusión del joven es: éste es bueno y la policía son los malos.

Lo juegan los medios de comunicación.

Cuando señalan que todo está mal en el país, menos ellos desde luego.

Etc., etc., etc., y un millón de más etcéteras.

¿Acaso es imposible entender que TODOS ESTAMOS EN EL MISMO BARCO?.

¿Es imposible trabajar en equipo sin ‘aventarnos la bolita’ unos a otros?

¿A quién beneficia el dichoso juego del bueno y el malo? A corto plazo evidentemente se ‘beneficia’ el que lo gana, pero a mediano y largo plazo PERDEMOS TODOS, incluso el que en principio ganó.

S i n c e r a m e n t e
Ing. I. Guerrero Z.

.


Acciones

Information

4 responses

5 05 2013
ALDEMAR EMDINA

CADA QUIEN DEFIENDE SU IMAGEN Y NO ACEPTAN LOS ERRORES O LAS RESPONSABILIDADES, NO NOS PREPARAN PARA EXPONER NUESTROS PENSAMIENTOS REALES, SIEMPRE NOS ESCUDAMOS EN ALGO PARA QUE SEAMOS ACEPTADOS EN EL MEDIO SOCIAL….

28 09 2011
salvador

Si todos asumieramos nuestra responsabilidad, no habria buenos y malos, solo personas responsables, el articulo ha tocado la llaga que nos duele a los mexicanos, no hemos crecido moralmente, seguimos siendo los hijos desobligados…

14 08 2011
Carlos

Excelente artículo y es muy buena la critica que realiza a la sociedad.
………..

Hola Carlos…
Gracias por comentar.
Un saludo cordial.
Ing. I. Guerrero Z.

12 08 2011
Ivan Farias.

Sip desafortunadamente pocas o ninguna vez tenemos la suficiente empatia para ponernos en los zapatos del progimo, antes de tomar una desición o asumir una critica lo que se traduce en desacuerdos e intolerancia hacia los que nos rodean. obligandonos a preguntar realmente merecemos lo que tenemos individual y socialmente?, ya que esa es la realidad que nos plantearon nuestros padres y la que heredaremos a nuestro hijos..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: