De los tres que me quedaban, ya nomás me quedan…

12 06 2011

¡3!

Mis tres compañeros candidatos a la dirección del CBTis No. 70 de ‘el pueblo de la fiesta eterna’ continúan firmes en el proceso. Recién terminó la tercera etapa y sus comentarios siguen siendo positivos al respecto, claro, como todavía no pierde ninguno. ¡Ja!

La tercera etapa les significó una entrevista realizada por videoconferencia, con preguntas acerca del proyecto de trabajo que entregaron en la segunda etapa y también de temas diversos. Fueron quince minutos (seguro los más largos de sus vidas) en los que los pusieron a sufrir, ya imagino las preguntas…

A ver mi ‘candidote suspirante’ dígame… ¿a que se refiere el acuerdo 14-C-1988-X³ de la RIEMS, firmado en Cempazuchitl, California?

Y la respuesta…

¿Que qué? ¿me repite la pregunta por favor…?

¡Ja! ¡Bien hecho! Que mis colegas paguen una de las muchas que les deben a sus alumnos.

Ya en serio…

Desconozco si fue desde que empezaron los concursos que en la tercera etapa siempre se utilizaran videoconferencias, de cualquier manera es satisfactorio ver que hoy día la SEMS/DGETI está empleando tecnología moderna en sus procesos. Ojalá que igual se hicieran videoconferencias de reuniones de directores y de academias estatales, el ahorro en tiempo, dinero y esfuerzo sería significativo.

Pues bien, ahora todo se definirá en la cuarta etapa, acerca de lo cual quiero comentar.

La cuarta etapa es una auscultación (examinar, observar, escuchar, diagnosticar,…) a la comunidad escolar del plantel para recabar opiniones acerca del proceso de registro y de los aspirantes.

Todas las etapas son importantes pero me parece que esta última es fundamental, a mi juicio es donde los evaluadores deben tener mayores precauciones con los datos obtenidos. Puedo entender que las personas que evalúan a los candidatos están versados en el tema, puedo entender que han realizado miles de evaluaciones, puedo entender que no se les engaña fácilmente. Sí, todo lo anterior es perfectamente entendible, pero no está demás prevenir algunos “pequeños detalles” que como en todas las escuelas igual suceden en la mía.

En todos los planteles, para bien o para mal -casi siempre para mal puesto que implica divisionismo- se conforman grupos de maestros, de administradores y combinaciones de ambos con distintos propósitos muchas veces ajenos al fin educativo, esta es una realidad muy REAL y para consuelo de algunos sucede en la mayoría de las escuelas. Por otra parte, honestamente no existe suficiente madurez en la mayoría del gremio educativo y por ello se dan fricciones y a veces hasta enfrentamientos entre los trabajadores. Casi todos -si no es que TODOS- ponemos siempre por encima de cualquier cosa nuestras personales conveniencias. Y ese es el problema en el proceso de la evaluación de los candidatos a directores de las escuelas, porque a la hora de ser llamados a emitir juicios acerca de cualquiera de ellos, como sucederá en esta cuarta etapa, nos falla el equilibrio. Si la persona de la cual hablaremos es de nuestro grupo, sabiendo que ésta tiene posibilidades de arribar al puesto diremos entonces que es un maravilloso ser humano y que no hay en el mundo otro candidato siquiera que se le parezca para ocupar la dirección, pero si es del bando contrario por muchas virtudes que le conozcamos hablaremos mal de ella, ¿por qué? ¡bah! por una cuestión de sentimientos y de conveniencias. Todavía más, puede haber quienes yendo más allá se atrevan a manipular alumnos y a padres de familia con el fin de apoyar o derrumbar una candidatura aun sabiendo que existen prohibiciones al respecto y que además está fuera de toda ética profesional, ya se ha hecho en momentos en que el plantel estuvo conflictuado y aunque hoy no parece estarlo no es de dudarse que se hiciera.

Pero todo lo anterior puede echarse abajo para quiénes con afán de grupo tuvieran la intención de denigrar cualquier candidatura, la cuestión es simple: el proceso fue abierto para todo el mundo, sin favoritismos para nadie, luego, TODOS TUVIMOS LA OPORTUNIDAD DE CONCURSAR, y si no lo hicimos por la razón que fuere, entonces perdimos la oportunidad. Habría pues que aclararles perfectamente lo anterior a todos los que pretendieran manchar lo que hasta hoy se ha mantenido limpio y parejo para todos, tal como indica la convocatoria. En lo que a mi respecta, hasta este momento solo tengo elogios para el proceso.

Ojalá que todos los trabajadores entendamos lo anterior y que en el momento de emitir un juicio (si es que se nos llama para opinar respecto del proceso y de los candidatos, se sabe que no se aceptan comentarios anónimos), hagamos juicios de valor sustentados en las VIRTUDES de nuestros compañeros candidatos y no en los defectos como suele suceder. EQUILIBREMOS JUICIOS, demostremos algo de MADUREZ, y así el trabajo de los evaluadores resultará más fácil y culminará con la elección de la mejor opción para nuestra escuela. 

En realidad NOS CONVIENE A TODOS.

S i n c e r a m e n t e
Ing.  I.   Guerrero   Z.


Acciones

Information

One response

16 06 2011
Victor Dominguez

Ingeniero: reciba una felicitación muy especial, por su sitio, por su Blog.

Aprovecho para hacerle un consulta, esperando me pueda orientar al respecto.

Resulta que en la escuela en donde laboro, existen horas en una especialidad (más de 40 según mi dirigente sindical), en la cual yo encajo perfectamente dada mi especialidad de estudios profesionales.

Desde hace ya 3 semestres dichas horas están cubiertas por interinos y al parecer así seguirán…ya que hasta la fecha, nunca las han publicado para poder competir por ellas.

Yo tengo un puesto administrativo y tengo año y medio de antigüedad.

Y lo más importante: me encanta impartir clases y enseñar a los jóvenes.

Por eso las cuestiones son: ¿qué puedo hacer para poder conseguir el número de horas que me pudieran corresponder dado mi puesto administrativo?
¿Qué procesos debo atender o resolver? y ¿a quién(es) me debo dirigir?

Espero me pudiera orientar un poco -un mucho sería mejor… ;) –

Reciba un cordial saludo.
Victor Dominguez.
…………….

Hola Victor…
Primero habla con tu director y tu sindicato, luego, si no hubiera respuesta favorable de ninguno en el sentido de apoyarte entonces ejerce tu Derecho de Petición consagrado en la Constitución Política de los E.U.M., haciéndolo mediante un escrito solicitándole a tu director lo mismo pero ahora por escrito y al cual debe responder también de manera escrita, en este caso busca el apoyo del sindicato. Después, si no hay respuesta favorable, lo que sigue es acudir a instancias oficiales superiores.
Saludos.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: