Las 4 leyes de la espiritualidad.

1 09 2010

Esto enseñan en la India.

Son cuatro leyes relacionadas con la espiritualidad de los seres humanos, y son preceptos aplicables por cualquier persona independientemente de la religión que profese. Las transcribo tal y como las recibí, y aunque al principio me parecieron bien, después de analizarlas terminaron por parecerme sumamente PASIVAS, es decir, todo está escrito, no hagas nada, no te muevas, no intentes progresar ni rectificar porque al final obtendrás lo mismo. No obstante mi opinión, tú lector/a tienes la última palabra.

Las leyes son las siguientes…

 

“La persona que llega es la persona correcta”.

Si pensabas o esperabas algo diferente, quien llegó a ti es la persona indicada. ¿Por qué si esperabas otra? Quizá porque alguien movió los hilos para que así fuera. ¿Entonces tendrías que tolerar una situación por tiempo indefinido si la persona que llegó a ti no satisfizo tus expectativas? Al parecer y según la primera Ley, sí.

“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.

No hay más, si algo te sucedió es porque tenía que sucederte. ¿Tuviste oportunidad de elegir otra cosa? Quizá sí, pero al final te aconteció lo que debía sucederte. ¿Entonces no tiene caso intentar algo más si al final tendrás lo mismo? Al parecer y según la segunda Ley, no.

“En cualquier momento que comience es el momento correcto”.

Si hoy decidiste cambiar, si en este preciso instante decidiste hacerlo, es lo correcto, ni ayer ni mañana hubiera sido igual. ¿Pero entonces puedes esperarte toda la vida para intentar cambiar algo que incluso ya sabes que está mal en ti, cuando quizá ya no te queden ni tiempo ni fuerzas para hacerlo y estarías en lo correcto? Al parecer y según la tercera Ley, sí.

“Cuando algo termina, termina”.

No sirve atarte a nada, ni al pasado ni a nadie. Si algo terminó es porque debía terminar. ¿Pero entonces no hay oportunidad de retomar aquello que terminaste mal y tratar de corregirlo? Al parecer y según la cuarta Ley, no.



Acciones

Information

2 responses

11 06 2014
Alejandra

Ingeniero: creo que su percepción no es del todo abierta. Así como usted lo plantea es, ciertamente, absolutamente pasivo. Sin embargo el mensaje que se pretende dar a este material es el del aprendizaje: de personas, positivas o negativas en nuestra vida, no de la que esperábamos, sino de las que están a nuestro alrededor (estará usted claro que no toda la gente que tratamos es de nuestro agrado, sin embargo incluso de esta gente aprendemos ), de las situaciones, pues a veces aún después de haber luchado con uñas y dientes por una situación no acontece lo que hubiésemos deseado ¿cómo lo podemos explicar? y si hubieron errores en mi actuar ¿no debería pues aprender de lo sucedido?. Las ataduras a personas o lugares o situaciones son lastres en nuestra vida, y cuando nos aferramos enfermizamente a algo o a alguien a eso se llama codependencia. Creo que si algo termina ( como lo dice la palabra, algo determinante) terminó definitivamente, podemos tratar de corregir algún error, pero si terminó…??? Difiero de su punto de vista. Sorry.

24 08 2013
Pau

Creo que todo trata de ése actuar en el momento preciso, o de que los sucesos sean justo como deben de darse para tí, para que tú vivas algo, porque si se trata de decisiones, entonces ¿por qué eliges una cosa y no otra? Siento que hay un impulso que nos lleva a lo que tenemos que vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: