Revolucionar a México.

18 06 2010

Hay varias formas de revolucionar un país…

Una es a través de la educación, pero ésta funciona a largo plazo, quizá a muy largo plazo, y para ello se requiere sensibilizar a todos los que intervienen en ella: maestros, padres de familia, sociedad, medios de comunicación, gobierno, etc., y no todos (como ya se ha visto) están dispuestos a aportar la parte que les corresponde. Otra forma de hacerlo es por medio de las armas lo cual implica –desde luego- un baño de sangre, desorden social, hambre y toda clase de penurias, no obstante países que sufrieron dinámicas de este tipo después de vivirlas se alzaron sobre sus cenizas y hoy están bien. Casos como China y su revolución comunista (actualmente reorientada hacia el capitalismo), como Japón que vivió la segunda guerra mundial o como los Estados Unidos de Norteamérica que también padeció sangrientas experiencias, después de sufrirlas la gente tomó conciencia y empezó a actuar en favor de crecer todos juntos. Otra forma de revolucionar un país es a través de la palabra, pero no aquella que dice el que carece de autoridad moral. 

No obstante las anteriores formas de revolucionar un país existen otras que pudieran parecer inverosímiles o quizá extrañas.

A la absoluta gran mayoría de los mexicanos les gusta el Fútbol, más que gustarles diría que les fascina, y si hablamos de fascinación eso implica cuestiones profundas. Mi teoría es que a través del Fútbol también se puede revolucionar a México, o por lo menos influirlo positivamente.

Puede parecer ligero pensar que un juego como el Fútbol tendría la virtud de modificar la manera de pensar y de actuar de los habitantes de una nación y sin embargo podría ser.

Ayer jueves 17 de Junio se llevó a cabo el partido de Fútbol de Francia contra México, y nuestro país –así lo han hecho sentir los medios de comunicación- “se cubrió de gloria al derrotar a la selección francesa”. (Tanto se ha comentado del evento que pareciera que remplazará a la batalla del 5 de mayo de 1862). El equipo de Fútbol francés, uno de los mejores del mundo que ha tenido entre sus manos la copa Jules Rimet (1998) y que se mantiene dentro del ranking mundial con buenos números, fue derrotado por un equipo mexicano deseoso de ganar y todos fuimos felices, incluso los que no nos gusta el Fútbol.

Quizás sea mi nula afición al Fútbol lo que me permita tener la cabeza “fría” para ver algunas cosas que suceden cuando la selección mexicana gana. Percibo una enorme alegría en todos los mexicanos por el hecho de ganar nuestro equipo, incluso la siento en personas que de plano son apáticas al juego, entonces me pregunto: ¿sería posible revolucionar a México por medio del Fútbol? ¿Sería posible que se gestara un México distinto a través del Fútbol?

Antes de que el lector/a me diga: “si fuera como dices, Brasil, una sociedad parecida a la nuestra, sería entonces la más grande potencia económica del mundo”. A esto respondería que México no es Brasil, que podemos parecernos en muchas cosas a nuestros hermanos del continente americano, pero que también tenemos grandes diferencias.

Si los jugadores que integran a la selección mexicana de Fútbol tuvieran conciencia del hecho de que pueden motivar a un cambio social, sin violencia, sin sangre, sin desorden, sin todas esas cosas que les tocó vivir a nuestros recientes antepasados en la guerra de independencia y en la revolución mexicana, quizás buscarían llegar más lejos en sus aspiraciones.

Imaginemos una selección mexicana que “se muere en la raya”, que no escatima esfuerzos por ganarle a quien sea, que no se “achica” ante ningún equipo por muy altos y fuertes que sean sus integrantes, que siempre se maneja a la ofensiva. Una selección de “empuje”, que no está a la expectativa de lo que hagan otros, sino de lo que hará ella, que no se atiene a los demás, que no espera que le favorezcan las estadísticas, que aprovecha los errores del equipo contrario pero que mejor se atiene a su propia técnica, que salta todos los obstáculos antes de llegar a la meta y que igual culmina con maestría y precisión sus jugadas. Tener una selección así ¿promovería a un cambio social? Me parece que sí.

Ya no se trata de darle a México solo la alegría de ganar partidos de fútbol, con una selección así se estaría buscando gestar un cambio en la manera de ser y de actuar de la gente.

Quizás esto que escribí sean las secuelas emocionales del partido de ayer, pero… pienso que una buena selección mexicana de Fútbol también educaría. Espero que los jugadores que la integran estén conscientes de ello y si no, que alguien se los diga por favor.



Acciones

Information

One response

21 06 2010
Pepe Amaya

que tal ing. yo apoyo su idea y de verdad siento ke si se podria cambiar tanto el estilo de vida como el de pensar de los mexicanos, y esto simplemente por tener una buena seleccion de futbol , ya que en este pais somos aficionados a este deporte de corazon y aunado a esto seguimos las reglas del juego, asi que apoyo su idea y pa delante , a echarle ganas a este camino por la vida.
por sierto me gusta leer sus articulos y consejos que siempre escribe, mis respetos a quien honor merece, chao.
……………

Hola Pepe…
Gracias por tu comentario e igual por leerme.
Esperemos que el sueño de la selección mexicana (y de los mexicanos todos) no termine mañana que se enfrentan a Uruguay.
Saludos cordiales.
Ing. I. Guerrero Z.
P.D. Dicho de otra manera esperemos que nuestro sueño continue hasta la final y ello se promueva un cambio social (y mira que no me gusta el fútbol ¡Ja!)

Actualización Junio 22 de 2010 (después del partido).

Y así vamos caminando… de la gloria al infierno y viceversa. Ganamos contra Francia, perdimos contra Uruguay ¡Ni modo! Ojalá que contra Argentina sea diferente.

Actualización Junio 27 de 2010 (después del partido México-Argentina).

Y del infierno… a nuestro país.

Perdimos contra Argentina pero esta vez fue diferente, la selección mexicana realmente jugó bien pero lamentablemente las circunstancias jugaron en su contra. ¡Ni hablar! Hasta que el final de partido sentí que nuestra selección podía igualar e incluso ganarle a Argentina, y no eran esperanzas infundadas era que REALMENTE JUGÓ BIEN nuestro equipo.

A pesar que nuestra Selección perdió, de todos modos ¡FELICIDADES! porque se les vio estatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: