M.C.P. Severiano Patricio Martínez.

7 06 2010

Premio estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación 2009 en el Estado de Jalisco. México.

¿Lo que comes/bebes es saludable para tu cuerpo?

Sucede que comemos/bebemos muchas cosas que suponemos alimento para nuestro cuerpo, compramos cualquier producto con la intención de satisfacer la necesidad de alimentarnos o simplemente porque nos resulta agradable al paladar.

Sucede que la mayoría de las veces no sabemos a ciencia cierta si al comer/beber algo nutrimos o dañamos nuestro cuerpo, nos guiamos solo por los resultados inmediatos. Si nos sentimos bien después de ingerir algo suponemos que lo que consumimos era bueno, y si hay reacciones negativas inmediatas (diarrea, vómito,…) concluimos que era malo. No obstante, hay productos que no generan problemas inmediatos, sus consecuencias se sienten después de varios días de haberlos ingerido, y también hay otros que generan enfermedades hasta después de varios años de haberlos consumido con frecuencia.

Suceden muchas cosas al alimentarnos, pero también sucede que hay personas como el Master en Ciencias de la Producción Severiano Patricio Martínez -orgullosamente del “Pueblo de la Fiesta Eterna”– que se dan a la tarea de investigar la efectividad de algunos elementos aplicados a los alimentos para animales que a su vez nos proporcionan alimento a los seres humanos.

Un producto primordial en la dieta los mexicanos es la leche, prácticamente todos la consumimos, porque sabemos por experiencia generacional que nutre a nuestro cuerpo. No obstante la leche de ahora -lo sabemos todos- ya no es la misma de antes, nutre, sí, pero si es obtenida directamente de la vaca debe hervirse antes de ingerirse para eliminar microorganismos, esterilizarla pues, perdiendo con ello algunas de sus propiedades, igual que las pierde la leche embotellada. Antes podíamos beberla sin problemas y era una rica fuente de proteínas, grasas, carbohidratos, etc., hoy debemos tener algunos cuidados en su consumo.


Refiero una anécdota. Recuerdo que en mi niñez mi abuelo paterno tenía algunas vacas las cuales ordeñaba muy temprano en las mañanas, y era mi costumbre tomarme un vaso de rica y espumosa leche llenado directamente de la fuente que era la ubre del animal. Está en mi memoria el sonido que hacía la leche al llenar el vaso impulsada con fuerza del pezón presionado por la mano experta de mi abuelo. No recuerdo haberme enfermado por haberla bebido así, natural, cruda, o “bronca”, como quiera llamársele. Hoy, si lo hiciera, ya no estaría tan seguro de no enfermarme, ya no confío en la leche cruda, beberla recién salida de la ubre de la vaca es algo que forma parte del pasado, y no es porque piense que las vacas de ahora estén enfermas, no, el problema no está en ellas, el problema está en lo que comen. Hay vacas que son alimentadas naturalmente en potreros o pastizales que no utilizan fertilizante alguno, de las cuales podría pensar que generan menos problemas en la leche que producen, pero la mayoría son alimentadas con forrajes, contaminados a veces.

Afortunadamente para disminuir la contaminación en los forrajes existen los llamados adsorbentes pero… ¿qué tan efectivos son? También existen normas nacionales e internacionales derivadas de estudios científicos que regulan la calidad de los forrajes con los que se alimenta al ganado lechero, sin embargo lo mejor es comprobarlo.

Celebro pues, que uno de mis colegas, investigador en una escuela hermana, Profr. Severiano Patricio Martínez, de Tuxpan de Jalisco, realizara un estudio de utilidad no solo para los mexicanos sino para el mundo, se trata de la tesis:

Evaluación in vivo de adsorbentes comerciales para aflatoxina B1 en raciones de bovinos contaminadas y su correlación con la presencia de AFM1 en leche.

Después de haber leído el resumen correspondiente a su trabajo concluí que es una valiosa aportación a la comunidad científica y a los empresarios lecheros que desean conservar la calidad de su producto, pero sobre todo al pueblo mismo, por esta razón desde este modesto espacio envío mi felicitación al M.C.P. Severiano Patricio Martínez por su contribución y a su familia por cobijar a tan notable Tuxpanense.


El trabajo lo realizó en 40 establos de la región de Los Altos y Ciénega del Estado de Jalisco, y lo hizo tan bien que le mereció el Premio Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación del Estado de Jalisco, recibiéndolo precisamente de manos del Gobernador del Estado, Lic. Emilio González Márquez.

Pero no quiero dejar aquí ninguna sombra de duda respecto de si la leche que consumimos los mexicanos es buena o mala para nuestro organismo. Definitivamente es buena, alimenta nuestro cuerpo, quizá no como antes pero todavía lo hace, lo malo a veces son los forrajes que alimentan a las vacas ya que estos incluyen -en mayor o menor grado- elementos toxicológicos (Aflatoxinas), incluso, puede ser que suceda sin saberlo el productor. Algunos de estos elementos nocivos ingeridos por el ganado bovino los controla su organismo evitando que se incorporen en la leche producida, mientras que otros son sustraidos utilizando adsorbentes (polvos inocuos que son agregados en los forrajes, que tienen la particularidad de “secuestrar” toxinas siendo desechados posteriormente). Lo anterior fue comprobado científicamente por mi colega al evaluar “in vivo” el uso de adsorbentes en los establos, e ahí la importancia de su trabajo y por lo tanto el aprecio que debemos tener todos hacia el mismo.

¡Felicidades colega! y adelante con más estudios que mejoren la calidad de lo que comemos y/o bebemos.



Acciones

Information

One response

7 06 2010
Miguel Bernal Vázquez

Es cierto, y será verdad o no, pero se comenta que el alimento para los pollos de granja lleva un alto contenido hormonal que al consumirlo el ser humano, principalmente los varones, lleva un alto índice de incidir en su andamiaje hormonal de tal forma que dicen las malas lenguas, llevan a que empiece a elevarse el porcentaje de homosexualidad entre los varones. Al menos, en algún artículo de una revista, mal intencionado o no, leí que en Italia aumentó el número de hombres “chichones” y esto debido al consumo de carne de pollo de granja…ups. habra que tener cuidado, ¡¡ja, ja, ja, je, je, je, cof, cof, cof, grffmm..!!
………….

Colega Miguel… Evo Morales afirma lo mismo en este video. En fin…
Saludos apreciable colega.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: