Los medios de comunicación también educan.

17 05 2010

¿Hasta cuándo lo entenderán?

O quizá sí lo entienden pero como están anclados en cuestiones de rating y dinero, difícilmente harán algo por asumir cabalmente la parte educativa que les corresponde.

El miércoles 12 de mayo de 2010 en el programa Tercer Grado del canal 2 de televisa se presentó Héctor Aguilar Camín para opinar respecto de la forma en que los medios de comunicación están manejando la información referente a la lucha que el gobierno libra en contra de la delincuencia (secuestradores, narco y demás). Decía Aguilar Camín que la suma de las verdades individuales dichas por los medios en cada asesinato, no corresponde a la percepción que tiene la gente de que México está ahogado en sangre. El país es más violento en los medios que en la realidad. Se infiere pues que los medios de comunicación colaboran para que exista esta idea equivocada.

Bueno… lo anterior no es nada nuevo. Todo el mundo sabemos que los medios de comunicación generalmente exageran las noticias (y demás) en un afán de obtener más rating. Informan a la gente pues, pero al exagerar una noticia lo que queda en la mente del que escucha o ve es una idea equivocada. Y tenía que ser alguien de ellos, un comunicador, quien se los dijera, a ver si a él sí le hacen caso. Es verdad lo que dice Héctor Aguilar Camín, comparto su opinión, la apoyo y ojalá que tenga eco en los mandos de los medios de comunicación, y por fin se decidan a hacer algo en favor de mejorar la forma y el fondo de la información.

Lamentable -a mi juicio- fue la opinión de Don Carlos Marín persona con la cuál por lo general concuerdo con sus ideas. Don Carlos manifestó que le tiene sin cuidado lo que resulte de la información que le haga llegar a la gente. Su opinión revela apatía e interpretada literalmente significaría un desprecio por la educación de la gente. Una noticia para que se dé debe cubrir un proceso, sí, pero el proceso no es un fin en sí mismo, el fin de la noticia debe ser sensibilizar, concientizar al que la recibe y con ello conseguir (además de incrementar su acervo) un cambio de actitud en él, igual -exactamente igual- que lo es la educación. ¿Pero… un cambio de actitud hacia qué o hacia dónde? Definitivamente tendría que ser hacia lo positivo o por lo menos hacia lo que como sociedad consideramos positivo. ¡Uf! No quiero imaginar la clase de país que tendríamos si todos los que tienen la oportunidad de tomar un micrófono o de escribir algo actuaran sin el valor de la PRUDENCIA en lo que se dice o escribe.

No se trata de ponerse límites ni de ponérselos a nadie, se trata de educar y en ello tiene que verse hacia quién va dirigida la información. México es un país cuya escolaridad promedio es de segundo, tal vez tercer grado de secundaria, no lo inventé yo, lo dice el INEP (y la OCDE afirma que el promedio escolar es de 6.5 años aproximadamente), así pues, está claro que todo aquel que tiene un micrófono, una pluma o una cámara de video debe tener cuidado con lo que dice/publica/exhibe.

En los medios de comunicación sucede igual que en las escuelas. Los profesores, personas maduras (quienes lo sean) formadores de conciencias e informadores de todos los tópicos posibles, deben decirles a los jóvenes solo aquello que de verdad necesiten, sin sesgos, sin malicia, sin desvirtuar el fin positivo de la educación.

Por ejemplo, a un niño de primaria, de secundaria o incluso de bachillerato, los profesores sabemos que no debemos informarle ni darle herramientas que pudieran causarle perjuicio a él o a su entorno, en todo caso debemos trasmitirle solo lo NECESARIO. Y si por obligación tenemos que hablarle de cualquier tópico que resultara riesgoso para él y para los demás, debemos decírselo hablándole también acerca de las consecuencias de usar negativamente lo escuchado o aprendido, eso es equilibrar la información, eso es educar. Claro está que hoy en día los jóvenes pueden investigar en internet aquello que los profesores no queremos decirles o enseñarles, pero eso es otra historia, que dependería del interés particular que tuviera el adolescente. Se trata pues de que quienes poseen el conocimiento y estén en relación directa con la gente ‘no despierten demonios’ ni exacerben a nadie con información delicada, o si por necesidad debe informarse algo, equilibrar extremos y contextualizar lo dicho. En los hogares también sucede igual, los padres de familia sabemos que no debemos decirles ciertas cosas a nuestros hijos, tenemos que informarles solo lo NECESARIO, justo a su edad y a la madurez que estén demostrando.

Ahora bien, saber qué es exactamente lo INDISPENSABLE de informar a un país es sumamente complejo, pero hay algunas directrices que aunque aplicadas al entorno escolar o familiar igual sirven a los medios de comunicación.

1. Toda información que se le da a la gente (a los estudiantes, o a los hijos) tiene que buscar esencialmente mejorarlos en su vida. Mejorarlos primeramente en el aspecto de conocimientos reales y verdaderos situados en su particular dimensión, pero también en el aspecto humano sensibilizándolos, y al último en el aspecto material, necesario también. Luego entonces tendría que verse de todo el bagaje de información del que se dispusiera, cuál es la que logra la meta de enseñar un tema pero que además consigue formar mejor a la gente.

2. Si la información que se va a proporcionar al público (a los estudiantes, o a los hijos) representa un riesgo para ellos, y se puede evitar decirla, lo mejor es callarla.

3. La información reiterativa (buena o mala) se afirma en la mente de la gente (de los estudiantes, o de los hijos). Si de diez comunicadores ocho afirman una y otra vez que: 2+3 son 11 la gente terminará por creerlo (en la escuela sucede igual). De por sí hay una tendencia natural de la gente a creer en todo lo que ve impreso o en imagen.

La propuesta de Héctor Aguilar Camín acerca de que los medios de comunicación se reúnan y tomen acuerdos sobre cómo manejar la información me parece congruente y desde aquí la apoyo. Ojalá que de llevarse a cabo por fin decidan en ella asumir el papel educativo que también les corresponde.

S i n c e r a m e n t e
Ing.  I.  Guerrero  Z.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: