Tres Promesas (dos falsas y una rota).

30 01 2010

La segunda. El trabajo prometido.

Cursaba el segundo año de mi carrera profesional y pasaba por una situación difícil ya que mis padres no podían enviarme dinero para mi manutención. Le platiqué mi problema a un amigo que trabajaba en una empresa lejana al “Pueblo de la Fiesta Eterna” y me dijo: -¡Bah! no te preocupes, en donde estoy trabajando necesitan gente, deja la escuela y vente a trabajar conmigo, yo te consigo trabajo allá-. Algo desconfiado expresé: -¿En serio?- ¡Claro que sí! Estoy muy bien conectado con gente importante de la empresa, tengo varios amigos, y si te animas nomás llega conmigo y de lo demás yo me encargo. -¿De verdad?- Volví a preguntarle. -¡Claro que sí, yo te puedo conseguir trabajo, te lo prometo!

-Ok´, le dije y agregué: -Solo deja darme de baja en la escuela y por ahí te veo en la empresa a mediados de la próxima semana.

-¡Ándale! Allá te espero- Fue su respuesta.

Eso sucedió un domingo.

Dado lo apremiante de mi situación, el lunes muy temprano me dirigí a la escuela e hice el trámite de mi baja temporal por un año.

Al día siguiente me dirigí a la ciudad en la que estaba la empresa en donde trabajaba mi amigo, entré y lo busqué en el área de oficinas hasta que lo encontré. Al verme me dijo textualmente.

-¡Quihubole!- ¿Qué andas haciendo por acá?

Me quedé con cara de ¿? igual a la de mi mascota…

¿¡Qué!? ¿¡Cómo qué andas haciendo por acá!? Pensé.

Saqué palabras de no sé dónde y le dije:

-Vine por lo que me habías comentado del trabajo…

-¡Ah! Hmmm… Ok´, mira… ve a la oficina del Ing. “Fulanito” y platícale tu situación, a lo mejor te ayuda.

¿A lo mejor te ayuda? Eso no es lo que me habías prometido. Pensé.

-Pero… es que tú me habías comentado que podías…

-Es que ahorita hay poco trabajo, pero ve con él y estoy casi seguro que te ayudará.

¿Estoy casi seguro que te ayudará? Me dije mentalmente ¡Dios! Más a fuerzas que de buena gana fui a la oficina del Ingeniero “Fulanito” y le pregunté si tenía trabajo.

-¿Trabajo? ¿Quién te dijo que yo tengo trabajo? Para entrar a trabajar en la empresa tienes que hacerlo a través del sindicato. ¿Estás sindicalizado o eres hijo de algún trabajador?

-No- Le contesté. -Pues entonces no veo por qué te dijeron que vinieras conmigo, dirígete al Sindicato y pregúntales si tienen algo en su bolsa de trabajo. Pero… ¿Quién te dijo que vinieras conmigo?

-Un amigo. Contesté sin citar su nombre.

Salí de la oficina y me dirigí nuevamente con mi “amigo”. Cuando lo vi me preguntó:

¿Qué pasó, qué te dijo?

-Me dijo que fuera al Sindicato.

-¡Ah! Ok´, pues entonces ve allí, hay mucha gente que ha entrado por esa vía.

No repliqué, solo lo miré, y le dije: -Nos vemos.

-¡Ándale!, después me cuentas.

No recuerdo haberle contestado.

Salí de la empresa sintiendo que los pies me pesaban una tonelada.

Apesadumbrado regresé al “pueblo de la fiesta eterna”. Y es que, sin trabajo y de baja en la escuela ¡caray! si que era problema, casi para entrar en depresión. Llegué a la casa en la que recibía asistencia y después de pensar horas y horas acerca de mi situación (cosa que debí hacer antes de lanzarme a la aventura), por fin llegué a la conclusión de que no me quedaba más remedio que tratar de echar abajo el trámite de mi baja en la escuela, (si es que aún se podía), y buscar algún trabajo de medio tiempo en donde lo hubiera. Al día siguiente fui a platicar con la secretaria de control escolar que me había atendido respecto de mi trámite y le pregunté si podía retractarme. Para mi fortuna después de contarle mi experiencia consintió en anularlo. Mi situación económica pude arreglarla yendo a trabajar en faenas agrícolas de medio tiempo, relacionadas con el cultivo de la caña de azúcar.

Me pregunto y te pregunto lector/a…

¿Cuántos jóvenes han dejado sus estudios por la promesa que les hizo alguien de mejores cosas? ¿Cuántos jóvenes se dejan llevar por la ilusión/ambición/necesidad de tener un peso más en la bolsa para luego darse cuenta de que en realidad no era lo que les habían prometido siendo ya muy tarde para retractarse? ¿Cuántos jóvenes han muerto siguiendo caminos equivocados que les marcaron otros? ¿Cuántos jóvenes han terminado en la cárcel por cometer ilícitos que otros les dijeron que eran cosas fáciles de hacer? ¿Cuántos sueños se han truncado por no sentarse a reflexionar un poco las posibilidades reales de emprender algo o las consecuencias de dejar una cosa?

Decenas de interrogantes le surgen a cualquier adulto cuando ve que algún joven decide algo a la ligera, tan solo porque alguien le dijo que era fácil tal o cual cosa. Cuando escucho a mis alumnos/as decir: “Profe, yo no me empeño mucho en mis estudios porque me voy a ir al norte a trabajar allá, tengo un conocido/pariente/amigo que me prometió…”, “Profe, un amigo que trabaja en una empresa me dijo que me fuera con él, que allá me conseguiría trabajo…”, “Profe, un amigo que está en…”. uno piensa en los pocos sueños de los jóvenes que se lograrán con ayuda de la gente de buena voluntad que sí tiene verdadero interés de apoyar, pero también piensa en los sueños que se truncarán tan solo por actuar de manera irreflexiva, por no sentarse a pensar un poco acerca de las posibilidades reales de cumplirse que tiene cada promesa que les hicieron.

Pero también hay promesas que uno mismo se hace, que pueden resultar vanas -o ciertas- según se tenga la capacidad de realizarlas. Te tengo una historia final que le sucedió a un ex-compañero de escuela, pero te la contaré en una próxima ocasión.



Acciones

Information

2 responses

1 06 2011
Sandy S

Felicidades Profesor
Creo (hasta ahora) es una página que encuentro con estos elementos
Soy Profesora de Preparatoria y este ciclo me toco escribirle a una de mis alumnas de 3o. su carta de despedida. Deja la preparatoria y quiero que se lleve un mensaje que le recuerde que lo mejor que tiene para el resto de su vida es ella misma, que es lo que debe de cuidar y cultivar.
Gracias Profesor!!!
…………….

Hola Sandy…
Es como dices colega.
Un abrazo.
Ing. I. Guerrero Z.

2 02 2010
César Viera

vaya sin duda a veces con tan poca experiencia no sabes ni para donde ir ni como mucho menos cuando afortunadamente la vida nos enceña a veces tarde pero siempre es bueno escuchar los consejos!… Saludos ing yo soy egresado de tecnico electricidad parece ser que cuando sali usted entro mis respetos por su trabajo. Ojala sirva de mucho sus comentarios para todos que no saben ni que rollos con su vida, de mi parte me di cuenta que las computadoras eran lo mio estudie administracion de redes de computo y actualmente proximo a egresar la lic en diseño grafico definitivamente me gusta lo que hago.
…………..

Hola César…
Gracias por comentar.
Saludos cordiales.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: