Tres Promesas (dos falsas y una rota).

18 01 2010

Lector/a, ¿Cuántas veces te han prometido algo y no te lo han cumplido?

En mi caso hace mucho que perdí la cuenta. Pero aquí no importamos ni tú lector/a si eres un adulto, ni yo que lo soy desde hace muchos años, en esta historia importan los adolescentes, los jóvenes, estudiantes o no, nuestros hijos/as que apenas empiezan a vivir y a quienes las promesas incumplidas pueden torcerles la vida. Si a tí y a mí al final de cuentas tales sucesos no nos afectaron a los jóvenes podrían llevarlos quien sabe a dónde o a qué cosas.

Hay de promesas a promesas eso lo sabemos todos, hay cosas que alguien nos prometió, no cumplió y no pasó nada, pero hay otras que nos cambiaron la vida. Te contaré tres, dos me sucedieron a mí.

Si quieres colaborar aportando alguna experiencia de este tipo, que creas que puede servirles a los jóvenes escríbela en el área de comentarios, la intención es prevenirlos.

La Primera. El casete soñado.

Si tienes 40 años -o más- viviendo en este planeta, recordarás que uno de los primeros estéreos de casa que aparecieron en México -y creo que en toda América- a finales de los setentas del siglo pasado, eran de la marca Fisher. Sus características incluían una tornamesa fija para discos de 33 y de 45 r.p.m., radio A.M. y F.M., tocacintas, y lo mejor de todo era que ¡se podía grabar en ellos! Todavía más, los casetes grabados en ese tipo de aparatos (los primeros) tenían una calidad de sonido excelente, casi igual a la de los casetes grabados por las compañías disqueras, pero además podías ecualizar tu música “levantando” los sonidos bajos o agudos como quisieras. Tener uno de esos estéreos era uno de mis más grandes y caros anhelos, pero cómo comprarlo si en esos “ayeres” estudiaba mi carrera de Ingeniería Industrial Eléctrica e igual que todos los estudiantes, ¡Ja! siempre traíamos la cartera llena de credenciales y papeles pero no de dinero.

Recuerdo que en una ocasión fui a visitar a unos de mis compañeros de escuela que vivía a unas cinco cuadras de mi casa, rara vez lo visitaba. Cuando llegué a su domicilio en lugar de quedarnos en la sala a platicar las cosas de la escuela, me invitó a pasar a su recámara porque dijo que quería mostrarme algo (fayuca) que le habían enviado directamente de los Estados Unidos de Norteamérica. Ya dentro de la habitación se dirigió a un mueble en donde se dibujaba un aparato de sonido envuelto en una sábana y encima una capa de plástico, lo destapó con cuidado, y… ¡Aleluya! ¡Ahí estaba! ¡Un precioso equipo de sonido de la marca Fisher de la más reciente manufactura!. Cuando lo encendió y puso un disco de Paul Mauriat, ¡Santo Dios! pude constatar el ¡MA-RA-VI-LLO-SO! sonido que tenía. ¡Jamás en mi vida había escuchado algo semejante!, Love Is Blue se oía tan detalladamente, bajos y agudos perfectamente calibrados, batería, bajo, violines e instrumentos de viento perfectamente separados, sin duda una verdadera joya.

A pesar de lo sublime del momento, mi éxtasis dio paso al interés, y como esas personas que: “no pueden ver burro porque luego se les antoja carga”, le dije a mi amigo: -Oye, ¡que bárbaro! es una maravilla de equipo, se escucha de “lujísimo”, ¡Está perfecto! ¿Cuándo me dejas grabar un casete en él?-, -Cuando quieras –Respondió mi amigo con absoluta seguridad en sus palabras. -¿De verdad?- le dije con cierta duda, sabiendo que mi compañero tenía fama de egoísta. -Te lo prometo amigo. Cuando gustes traes tus discos y grabas los que quieras. –Confirmó. Sumamente entusiasmado por la oportunidad le pregunté: -¿Qué te parece si ahora mismo voy por algunos discos a mi casa para grabar unas canciones escogidas que siempre he querido tener reunidas en un casete? -Ve por ellos y lo grabamos- Contestó. Si recuerdas Lector/a en ese entonces los casetes que circulaban eran grabados de fábrica con las canciones de un artista -igual que un disco- que no siempre gustaban todas, así que tener un casete bien grabado y con puras canciones seleccionadas era realmente un tesoro.

Salí disparado hacia mi casa. Por el camino mi imaginación y entusiasmo se desbordaron. ¡Por fin voy a tener el casete que siempre soñé! ¡Con las canciones que siempre me han gustado!, ¡”Seguiditas” todas! y grabado… ¡Dios bendito! ¡Nada más y nada menos que en un estéreo Fisher!. ¡Yujuuuuu!. Llegué a mi casa, rápidamente elegí los discos y me dirigí a comprar un casete virgen, ¡Mejor compraré dos! -me dije- por si uno es insuficiente, ¡Y compraré de los que tienen mayor capacidad! (90 minutos).

Hacer todo esto me llevó cuando mucho diez ETERNOS minutos. Regresé a la casa de mi amigo y cuando por fin llegué con el montón de discos y los dos casetes, como pude timbré y salió.

-¡Listo amigo!- le dije -Traigo los discos y el casete-. A lo que me respondió titubeando…

-Hmmm…, sabes…, ya cubrí el estéreo con la sábana y el plástico, y pues… la verdad al grabar se gastan las cabezas de la grabadora, mejor lo dejamos para otra ocasión ¿Sí?…

Me quedé como mi amiguito de la siguiente imagen…

¡¿Quéeeee?! -Pensé -¡Pero si tú me prometiste!…

Si en ese momento alguien me hubiera vaciado un balde de agua fría -hasta con “hielitos”-, juro por mis sacrosantas abuelas -que en gloria estén y que nunca escucharon un estéreo Fisher- que mi cuerpo no lo habría sentido, prácticamente me quedé en shock.

Saqué fuerzas de no sé dónde y le dije a mi “amigo” intentando hacer menos embarazoso el momento.

-¡Bah! No te preocupes, y además está bien que cuides tu estéreo porque es un aparato muy valioso. Déjame llevar los discos y regreso enseguida.

-¡Ah! Ok´, te espero…

¡Ja! Ambos sabíamos que no regresaría ¡JAMÁS!.

Esta promesa incumplida/falsa me sirvió para tener ciertas “precauciones” en mi forma de ser y de actuar. Aprende pues joven lector/a:

1). A controlar tus emociones.
2). A no entusiasmarte demasiado por algo que esperas de alguien.
3). Que la gente cambia en diez minutos (¡Ja! A veces diez minutos son demasiados, pueden hacerlo en un segundo).

Ahora te contaré otra falsa promesa que sí repercutió en mi vida y al hacerlo espero prevenirte joven lector/a, pero te la contaré en una próxima ocasión.



Acciones

Information

3 responses

5 02 2010
JOSE LUIS LOPEZ DURAN

INGENIERO I. GUERRERO Z. BUENAS NOCHES. MUCHAS FELICITACIONES POR ESTA INFORMACIÓN TAN IMPORTANTE DE INSTALACIONES DE ELECTRICIDAD, ME A SERVIDO ( Y ME SEGUIRA SIRVIENDO ) BASTANTE. Y TENGO LA EDAD DE 56 AÑOS, ME DEDICO A MANTENIMENTO. NO SE SI AQUÍ LE PUEDA HACER UNA CONSULTA……BUENO SE LA VOY A DECIR. EN UNA CASA DE 2 FASES AL PRENDER EL REFRIGERADOR Ó EL REFRIGERADOR ( EN EL MISMO CONTACTO) SE ELEVA EN ALGUNAS SECCIONES A 140 A 150 VOLTS, EN ALGUNOS CONTACTOS Ò LAMPARAS BRILLAN MÁS, GRACIAS DE ANTEMANO POR SU ORIENTACION. 05-FEB-2010
TEC EN MANTEMIENTO. JOSE LUIS LOPEZ D. DE CUERNAVACA, MORELOS
PD. LAS FASES LLEGAN BIEN SON DE 120 V APROX. CADA UNA.
……….

Hola José Luis…
Verifique el Neutro y su correcto aterrizamiento. Sucede a veces que el Neutro que es común a ambas fases sirve como “puente” hacia la otra Fase, es decir “jala” energía de la otra fase.
Saludos.
Ing. I. Guerrero Z.

28 01 2010
Jorge Baca

Ingeniero, yo sí soy agradecido y te reconozco el esfuerzo de elaborar un blog como el que tienes aquí. Aunque yo me dedico a otros temas (TIC) me llama mucho la atención el manejo práctico de los electrones (electricidad). Para mí sigue siendo sorprendente como podemos hacer que el flujo de estas partículas trabaje para nosotros en una forma en que no podemos concebir la vida cotidiana sin ellos. Gracias por compartir tus conocimientos y te pido humildemente que continúes con este trabajo (a veces ingrato) necesario para diseminar el conocimiento. Saludos.
…………….

Hola Jorge…
Igualmente te agradezco el comentario colega.
Mantener un blog si que es ingrato a veces, pero también es muy gratificante sobre todo cuando hay quién/es se toman parte de su tiempo para reconocerlo y hacérmelo saber, esa es una -y solo una- de las motivaciones para cualquier “bloguero”.
Totalmente de acuerdo contigo colega, una vez que la persona se ha acostumbrado a la electricidad y a todas sus aplicaciones la verdad cuesta trabajo desprenderse de ella.
Un abrazo.
Ing. I. Guerrero Z.

18 01 2010
Mariano

saludos y deseo que continues con tu página web y nos enteremos de todo lo que sucede en la DGETI
………….

Igualmente Saludos para ti Mariano.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: