La necesidad de estar activos.

7 12 2009

De vez en cuando llegan a mi buzón correos del tipo FWD (reenviar) con historias que llevan a la reflexión, uno de ellos -lo contaré a mi manera- decía lo siguiente, palabras más, palabras menos…

El sabor de los peces en Japón.

Los Japoneses consumidores de productos del mar tienen un paladar refinado, cuando comen pescado saben diferenciar entre un pez de reciente captura de otro que estuvo refrigerado. (En México diríamos: conocen bien cuando un pescado va “de la ola a la cacerola”).

Por esta experiencia gustativa de los comensales japoneses los pescadores tuvieron un problema…

Hace muchos años en Japón los pescadores lanzaban sus redes en las playas, pescaban y vendían su producto a los compradores el mismo día. Los consumidores estaban contentos con el producto.

Pero los peces comenzaron a escasear, entonces los pescadores tuvieron que ir en canoas mar adentro muy temprano por la mañana a buscarlos. Los pescaban y llevaban al puerto, vendían su producto por la tarde y todos los consumidores estaban satisfechos con el producto.

Pero la población creció y la demanda también y los peces comenzaron a escasear tanto que ya no era posible pescarlos en un día, así que hicieron grandes barcos equipados con frigoríficos de tal manera que se internaban en el mar una semana, pescaban, almacenaban su producto en los refrigeradores, luego retornaban al puerto y vendían los peces congelados.

Al principio nadie se quejó, pero pasado algún tiempo los consumidores japoneses empezaron a manifestar su rechazo al producto, decían que los peces no tenían el mismo sabor que antes. ¿Por qué? se preguntaron los pescadores y todos coincidieron en que el motivo era que los peces, aunque congelados y en buen estado, habían muerto mucho antes de llegar al puerto.

Entonces los pescadores idearon quitar los frigoríficos y equiparon sus barcos con tanques llenos con agua de mar en donde almacenaban los peces vivos alimentándolos con pequeños peces muertos hasta llegar al puerto.

La solución funcionó por un tiempo. Los peces vivian hasta llegar al puerto, los vendían a los consumidores pero estos siguieron alegando que a pesar de que estaban vivos no tenían el mismo sabor que antes. ¿Por qué? se preguntaron los pescadores y concluyeron que el motivo era la inactividad, entonces los pescadores idearon en lanzarles pececillos vivos (en lugar de peces muertos), de tal manera que los peces para el consumo humano serían estimulados a moverse al buscar su propia comida.

La solución funcionó muy bien durante algún tiempo, pero el problema volvió porque al final de cuentas la actividad de los peces no era mucha ya que el espacio en los tanques de almacenamiento no era (ni podía ser) muy grande comparativamente al mar, por tal circunstancia los peces para el consumo humano rápidamente tragaban a los otros y enseguida volvían a la inactividad. Esto lo detectó el paladar japonés diciendo: “los peces siguen sin tener el mismo sabor que antes”.

Nuevamente se reunieron los pescadores japoneses. ¿Cómo harían para que las características de su producto fueran las mismas de antaño?

Bueno… -dijo un pescador, –si el problema es que a nuestros peces les hace falta actividad, movimiento, o lo que sea, echémosles al tanque además de su comida viva, un tiburón, y verán que se moverán más.

Pero… un tiburón se los tragaría a todos -dijeron algunos.

Entonces echémosles un tiburón pequeño, de tal manera que solo se trague unos pocos (los más débiles) y su presencia mantenga a los demás en movimiento.

¡Solución correcta! Después de aplicada, los consumidores japoneses dejaron de quejarse.

Bien… esa es la historia de los peces y el paladar japonés, ahora, ¿Qué relación tiene con los seres humanos? Mucha.

Cualquier empresa está destinada al fracaso si sus empleados no tienen una motivación especial que les permita estar en constante actividad. Pensamientos tales como: “crea fama y échate a dormir”, o su equivalente “alcanza la meta y échate a dormir”, son verdaderamente nocivos para la producción y el crecimiento personal. En estos casos: Les hace falta un tiburón.

Las empresas sin competidores se vuelven perezosas. Les hace falta un tiburón que les haga moverse y ser más productivas generando ideas y abaratando costos de producción. Cuando solo hay una organización que oferta cualquier cosa por lo general su producto es caro y su servicio deja mucho que desear. Cuando hay por lo menos dos empresas que se dedican a lo mismo por lo general compiten entre ellas y en esas circunstancias el ganador siempre será el consumidor ya que obtendrá mejores precios y mejor servicio.

Pero el asunto va más allá y también se refiere a lo estrictamente personal.

Cuando una persona ha cubierto sus necesidades básicas a veces se vuelve ociosa, en ese caso le falta un tiburón que le promueva actividad.

Los padres de familia que sobreprotegen a sus hijos pretendiendo ayudarlos resolviéndoles todos sus problemas, están eliminando la posibilidad de que aprendan de la vida misma, están -por decirlo así- eliminando al tiburón.



Acciones

Information

3 responses

11 02 2010
pepe

hola Ing. Guerrero
Antes que nada le saludo amablemente
Me gustaria saber si puede publicar alguna informacion sobre lo que es un Trasnformador de Control, como funciona y su aplicacion, ya que me seria de mucha utilidad .
Le agradezco su ayuda y le felicito por la excelente pagina
Gracias.
………….

Hola Pepe….
Ese y otros temas los tengo contemplados, el problema es el tiempo, pero ten por seguro que los escribiré más adelante.
Saludos cordiales.
Ing. I. Guerrero Z.

8 12 2009
Ezequiel

Gracias ingeniero, le agradesco de corazon toda su buena informacion y conocimineto, por trasmitirlo, me educa y me hace ser mejor como persona, DIOS le bendiga, le envio un abrazo fuerte, el aprecio es de por vida, porque toda la vida me va a servir. Feliz navidad.
……………

Gracias e igualmente Ezequiel, Feliz Navidad y mejor año 2010.
Un abrazo.
Ing. I. Guerrero Z.

8 12 2009
maki

¡Me encantó el relato¡
No tiene pierde.
Gracias inge por publicar temas tan buenos.
Saludines
Maki.
………….

Hola Maki…
Sí, es muy bueno, cabe recordar que lo lei en uno de los correos FW que de vez en cuando llegan a mi buzón.
Gracias a ti por leer Maki.
Un abrazo en estas fiestas.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: