Los contrastes entre hermanos.

23 07 2009

Cuento esta anécdota (advierto que no es simpática) con la esperanza de sensibilizar acerca de lo que son -a veces- los lazos familiares.

Hace varios años laboraron en nuestro plantel dos hermanos (hombre y mujer). Ambos vivían en una población cercana a la nuestra. Cada uno se trasladaba a la escuela en su propio automóvil a pesar de que provenían del mismo lugar y entraban a la misma hora a trabajar.

cadena_rotaDesconozco cuantos hermanos fueron en su familia pero al parecer los dos que estaban aquí debieron ser los que más diferían entre sí, y es que, aparte de las diferencias físicas correspondientes a su sexo había las siguientes:

La hermana era idealista y soñadora, el otro era realista y sin aspiraciones.

La hermana era amable y cariñosa, el otro era poco sociable y hosco.

La hermana era muy inteligente, el otro no lo aparentaba.

La hermana era muy activa en su quehacer administrativo, el otro era lento en su labor docente.

La hermana le tenía aprecio a la escuela, el otro renegaba de ella.

La hermana era una persona muy servicial, el otro era completamente egoísta, tanto que en una ocasión un colega que le pidió un “aventón” se quedó plantado en el pórtico principal mientras el otro salia velozmente con su auto por la puerta del estacionamiento. Ni el polvo le vi -dijo el colega plantado.

Esas eran las diferencias más notorias entre los dos hermanos. ¡Ah! olvidaba una más…

Mientras que la hermana manifestaba un verdadero aprecio por su hermano cosa que confirmó consiguiéndole su plaza de trabajo en nuestra escuela, el otro no se preocupaba tanto por ella como lo demostró en una ocasión.

Sucedió que una vez se descompuso el auto de la hermana. Obviamente como su hermano diariamente viajaba al mismo lugar e ingresaba a la misma hora a la escuela, la hermana pensó <ojalá pueda sacarme en este apuro temporal, por lo menos llevándome al trabajo, que del regreso ya veré como me las arreglo> entonces le pidió “un aventón” de “ida” a su hermano.

Si, contestó secamente el hermano.

El primer día del “ride” todo fue bien. El trayecto transcurrió en una conversación familiar, llegaron al plantel y cada uno se dirigió a sus quehaceres normales. <Bendito Dios> Pensó la idealista hermana, –menos mal que mi hermano me está sacando del apuro.

El segundo día parecía mejor entre los dos hermanos, solo que, antes de llegar al “pueblo de la fiesta eterna”, el hermano detuvo el automóvil en una gasolinera del camino y sin bajarse de él le dijo a su hermana:

-Oye, estaría bien que me des dinero para la gasolina ¿Cómo ves?

-Claro que si. Contestó la hermana, y agregó -toma este billete de doscientos pesos. La mujer pensó de buena fe <Pobre, seguramente está escaso de dinero>.

El “hermano” agarró el billete, sacó su abultada cartera del pantalón, la cual al abrirla se desparramó como un acordeón por la cantidad de billetes que traía ordenados por su denominación y lo metió entre los de doscientos pesos. Luego arrancó el automóvil y se encaminó directamente al plantel. Para que echaba gasolina… ¡si el tanque estaba casi lleno!

Ahí terminaron las conversaciones familiares. La hermana, jamás volvió a pedirle “un aventón” a su “hermanito”.

logowpbeige


Acciones

Information

2 responses

2 08 2009
ANILU

Que hombre tan torpe con sus afectos, le regalaría el libro de Inteligencia Emocional de Colleman. Parece una historia sacada de un libro de fábulas, pero entiendo que fue real. Lo bueno es que la génetica no obliga, seguramente ella tiene o tendrá muy buenos “hermanos”, mientras que el genético ni por obligación.

Saludos!
…………

Hola ANILU…
La historia es verídica y es parte del anecdotario del CBTis 70. Es humor negro pero cuando la cuenta uno de mis colegas nos hace reir a todos por la forma en que la dice.
Saludos cordiales y gracias por tu comentario.
Ing. I. Guerrero Z.

29 07 2009
ana maria ojeda lópez

¡Terrible anécdota¡

Afortunadamente creo con firmeza en la Ley del Equilibrio Universal, ignoro el estilo de vida de ambos hermanos pero puedo decir que seguramente la vida del hermano era miserable, en cambio la hermana era feliz ¿me equivoco?

Saludines

Maki.
………….

No, no te equivocas Maki. Por lo menos en lo que mostraban física y actitudinalmente es exactamente como dices.
Saludines.
I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: