Cuando acuerdes algo…

20 05 2009

Colaboración: ING. ERLUIN OMAR LÓPEZ LÓPEZ.
El aspecto social a veces es más complicado que el aspecto técnico.

Un día por la mañana recibí la llamada telefónica de una señora preguntándome si yo era el Ing. Omar López, afirmé y le pregunté en que podía ayudarla.

llamando por telefonoLa señora me preguntó si podía instalarle una nueva acometida en una casa de dos niveles que ella deseaba rentar a unas personas en unos días, me recalcó que le urgía. Le dije que sí y le solicité el domicilio para ver el lugar y así poderle hacer un presupuesto.

Casi enseguida dejé lo que estaba haciendo y me dirigí al domicilio que me indicó, en donde efectivamente había una instalación fuera de servicio. Después de revisarla procedí a comunicarme por teléfono con la señora para informarle el precio y acordar la forma de pago. Me contestó amablemente diciendo que estaba de acuerdo con el presupuesto y me preguntó la fecha en que estaría terminada la instalación para así realizar el trámite correspondiente de reconexión de servicio ante la Comisión Federal de Electricidad.

Sabiendo lo urgente del trabajo, le dije que acudiría junto con mis ayudantes al día siguiente a realizarlo, por lo que le solicité la mitad del costo de la obra para comprar material y accesorios ese mismo día, a lo que accedió sin dificultad indicándome un domicilio para que recogiera el dinero, mismo que me fue entregado sin mayores problemas.

Hasta aquí todo marchaba bien, las dificultades surgieron después cuando terminamos la obra y fui a cobrarle la parte complementaria del dinero a la señora.

Y pues… la señora no estaba en su domicilio. Regresé por la noche y tampoco estaba. Al día siguiente le llamé por teléfono y no contestaba. Empecé a inquietarme pero al final supuse que algo importante la tendría ocupada.

Pasaron dos días en los cuales seguí insistiendo por teléfono sin obtener respuesta.

Al tercer día se comunicó conmigo y me dijo con simples y llanas palabras… Lee el resto de esta entrada »