Suerte y desgracia…

6 05 2009

Esta anécdota es una de mis favoritas.

Me la recordó la rifa de las camionetas Hummer que está llevando a cabo el SNTE en las diferentes entidades del país, sí, aquellas obsequio de la dirigencia nacional a cada Sección sindical.

Recuerdo la vez que el Secretario General de nuestra Delegación recibió de parte de la representación estatal una serie de boletos para la rifa de un automóvil. Con su venta el SNTE pretendía obtener fondos para desempeñar mejor su labor.

hummersnteEl total del dinero obtenido por la venta de los boletos debía ser entregado a la Sección 16 en una fecha programada obviamente antes del día en que se celebraría la rifa del auto.

Como la cantidad de boletos asignados a mi Secretario General correspondía exactamente al número de trabajadores que laboramos en el CBTis 70 para obviar tiempo nuestro representante simplemente anotó el nombre de un trabajador en cada boleto y así nos los fue entregando, uno a cada persona.

La mayoría de los trabajadores pagó su boleto puntualmente pero algunos no estuvieron de acuerdo y no lo hicieron, de tal manera que la fecha de la entrega del total del dinero al SNTE, llegó, pasó y no se entregó nada. A pesar de ello la rifa se celebró en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, y ¡OHHH SORPRESA!, de entre los miles de boletos uno de los nuestros:

¡¡¡Resultó PREMIADO!!!

Pero… ¡Ohhh, problema! el ganador del auto no había pagado su boleto, es más, todo el paquete de comprobantes (talonario) aun estaba en poder del Secretario General de la Delegación, ni siquiera había entregado a la Sección 16 los de aquellos que pagaron puntualmente.

En cuanto nuestro Secretario General se enteró del resultado de la rifa, de inmediato juntó el dinero que faltaba (desde luego que el primerísimo en pagar -ahora sí- fue el del boleto ganador) y después que lo completó, ese mismo día, más rápido que una lágrima de Adela Noriega derramada en una de sus novelas de amor y dolor, se dirigió a Guadalajara a entregarlo y reclamar el premio.

En la Sección 16 le dieron un abrazo fraternal y le recibieron el dinero de la venta de los boletos. Le agradecieron enormemente su esfuerzo y colaboración ya que con ello -según dijeron- se fortalecerían las finanzas del Sindicato lo que permitiría realizar el quehacer sindical con mayor eficiencia, efectividad y eficacia. Al mismo tiempo le instruyeron para que por su conducto nos expresara a todo el personal del CBTis 70 el enorme aprecio del Secretario General de la Sección 16 por este gran gesto de unidad, disciplina sindical, solidaridad y generosidad de parte de nosotros hacia la noble labor del SNTE.

Satisfecho con tantos elogios mi Secretario General preguntó henchido de orgullo…

¿Y el premio?…

-El premio se queda aquí -le contestaron.

-¿¡¡¡Pero… cómo!!!? si ya les entregué el dinero y los comprobantes. -replicó mi Secretario General.

-Síiii, pero no los entregaste a tiempo amiguito…

-¿¡Ah sí!? Entonces, regrésenme el dinero!

-¿¡Qué!?, ¡Ja! ¡Cómo crees amigo!, ¿estás bromeando?.

logowpverdenaranja


Acciones

Information

5 responses

11 10 2012
hector verduzco

Como nuestro sistema educativo condiciona o puede condicionar nuestro futuro. Y cómo vencer las creencias limitantes aprendidas.

11 10 2012
hector verduzco

Como la escuela me lavó el cerebro

Cuando yo era un niño me engañaron en la escuela. Me hicieron creer que lo que pasaba dentro de la escuela era un reflejo de la realidad. De hecho, nos pasábamos una buena parte de nuestra vida entre esas paredes.

En la escuela estaban los listos, los tontos, las guapas, los guapos, los feítos y los gorditos y luego estábamos todo el resto. Ese microcosmos era prácticamente la única referencia que teníamos de la vida fuera de nuestra familia y lo que ocurría en su interior nos servía de guía para construir quiénes éramos.

Quizás mis padres sin darse cuenta, o mis profesores, o mis abuelos me hicieron pensar que el que obtenía mejores notas era mejor que los demás y que por lo tanto, en esta vida conseguiría mucho más. Condicionaron mi existencia futura a unos resultados académicos (seguramente con las mejores de las voluntades).

Pero en ese afán en que estudiáramos para ser “personas de provecho” asociaron buena parte de nuestras posibilidades de éxito a obtener buenas notas y especialmente, a obtenerlas en todo. El mejor es el que se le dan bien todas las asignaturas. Una especie de hombre del romanticismo donde no importa que sea pintar un mural con ceras que resolver sumas o restas.

No importa que seas de los pequeños de la clase o de los mayores. No importa que necesites moverte más, o ver más o analizar más o hacer más para aprender.

Cuando yo era niño, nadie me enseñó que hay niños que aprenden a ritmos diferentes, que les interesan cosas diferentes, que tienen más facilidad para según que tipos de materias.

Nadie me enseñó que cuando terminas tus estudios, es más importante haber desarrollado la autoestima, la habilidad de comunicarte eficazmente, la perseverancia y la flexibilidad, la motivación y la capacidad de tomar decisiones. Me enseñaron los ríos de Europa, de África y del resto de los continentes haciéndome creer que el que recordaba más era mejor.

Me hicieron creer que cuantas más asignaturas aprobara mejor sería sin darse cuenta de que se trata de potenciar la habilidad única de cada niño ahogada por una educación uniformizadora y estandarizada. Yo no sabía que un profesor no tenía que ser un vomitador de contenidos a memorizar o un policía que tenía que vigilar que todos hiciéramos exactamente lo mismo.

Yo pasaba horas copiando castigado o fuera de clase, porque estaba vivo, hablaba, me movía, soñaba, y en definitiva, no quería estar sentado 6 horas al día aburriéndome. Yo no sacaba tan buenas notas como otros y pensaba que estaba haciendo algo mal o que simplemente yo no era tan bueno como ellos. Yo no corría tanto o no era tan bueno en el fútbol y pensé que tenía que ver como yo era como persona.

Pero como dijo Mark Twain: “Empecé a emprender cuando dejé la escuela”. Y aprendí que más que saberme los ríos del mundo, saber expresarse, sentir, conseguir objetivos, pensar críticamente es lo que me permitiría empezar a ser quién realmente

18 09 2012
Maribel

Hola buen dia, Ing. Guerrero.
Me gustaria me diera su opinión respecto a lo siguiente:
su servidora, trabaja en un cetis del estado de Guerrero, y tengo una plaza de 19 hrs. e4523, por la jubilación de un compañero estoy participando en el corriemiento de la una plaza de 40hrs. despues de haber beneficiado a algunos compañeros me dicen que queda una plaza de 20hrs. e4655, mi pregunta es:¿me convendra dejar mi plaza por esta otra? he visto la matriz profesiográfico docente, y no me conviene pues ganaria menos, pero me dice un compañero que solo de esta manera, tendría más ventaja sobre los demás compñaeros de 19hrs.
me gustaria me diera su comentario al respecto. Gracias y le mando un saludo.
Maribel.
……………..

Hola Maribel…
No, no te conviene. Las plazas de Técnico Docente nadie las quiere porque son difíciles de promocionar después, peor aún, en tu caso además pierdes dinero en el cambio ¡Uf!.
Te envío saludos.
Ing. I. Guerrero Z.

10 05 2009
Christian

No cabe duda que lamentablemente es la maxima expresion de la actitud que tenemos la mayoria de los mexicanos……

7 05 2009
Sniper The End

Voy a verme grosero pero son las palabras que inspiró el final de tu narración:

¡Andele por %$&”! (¡CENSURADO Sniper!, lo siento…)

No cabe duda que “el mexicano” tiende a ser oportunista, rayando en la desvergüenza. Pero gracias a Dios todavia hay lecciones de vida para todos nosotros.

P.D. Pongo “el mexicano” así entre comillas, para destacar la ideosincrasia que muchos de nosotros vivimos, ya sea por falta de educación o por simple gandallizmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: