Profesores actuando a la defensiva.

28 02 2009

Los errores que cometemos los profesores.

Alberto Vázquez es un cantante de la época del Rock and Roll mexicano muy famoso allá por los sesentas y setentas. Junto con Angélica María, Cesar Costa, Enrique Guzmán y Johnny Laboriel (y otros menos “sonados”) hicieron historia en la música no solo en este país sino en toda América Latina.

elsitioCierta ocasión impartía clases a un grupo de segundo semestre de la especialidad de mantenimiento del CBTis 70. Apenas iniciaban los cursos y todavía no identificaba bien a mis nuevos jóvenes alumnos.

Concentrado como estaba en la exposición acerca de las bondades de las matemáticas, noté que uno de los muchachos le platicaba algo a otro. Le llamé la atención y le dije que de seguir igual le asignaría una nota mala.

Continué con la clase y a los tres minutos el joven ya estaba platicando otra vez, así que molesto por su actitud le dije:

-Bueno… te lo advertí, tienes un punto malo en tu registro, ¿Cómo te llamas?

-Alberto Vázquez. Contestó sonriendo.

-¿¡Ah sí!? ¿¡Con que Alberto Vázquez, eh!? Dije en tono de reclamo y agregué.

-Muy bien, en lugar de uno tienes dos puntos malos. Haz el favor de retirarte del aula y mañana me traes a tus padres para platicar con ellos.

El joven cerró su cuaderno y salió del aula sin replicar.

Dando por sentado un intento de burla hacia mi persona -¿Alberto Vázquez? ¡Bah! Así lo pensé por la respuesta y la sonrisa- dejé para el final de la clase la investigación del verdadero nombre del muchacho por lo que continué con el tema con el grupo -ahora sí- sumido en un silencio absoluto.

Pasados unos minutos uno de los jóvenes levantó su mano para hablar y al autorizárselo me dijo.

-Profe… al que sacó del salón sí se llama Alberto Vázquez…

-¿¡Qué!? Exclamé con una mezcla de escepticismo y sorpresa.

-De verdad profe… así se llama.

Todavía pensando en la posibilidad de una broma -ya que hay jóvenes y grupos enteros que no saben de límites- le dije:

-Hmmm, a ver…

Cuando comprobé en la lista de asistencia del grupo que efectivamente ese era el nombre del alumno “expulsado” le dije al que me había hecho el comentario.

¡Ok! Cuando termine la clase y veas a tu compañero le dices que solo tiene un punto malo y que no es necesario que traiga a sus padres.

-Si profe… yo le digo.

-Continuemos entonces…

Voltee al pizarrón para escribir cualquier cosa y pensé: <<¡¡Maldición!!>>

Son los errores que cometemos los profesores cuando actuamos a la defensiva respecto de nuestros alumnos y es que… ¡Caray! les escuchamos decir tantas mentiras y algunos son tan rebeldes que ya no sabemos…

Para finalizar una anécdota de un humorista.

En la facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta:

-“¿Cuántos riñones tenemos?”

-“¡Cuatro!”, -responde el alumno.

-“¡¿Cuatro…?!”, -replica el profesor, arrogante, de esos que sienten placer en pisotear los errores de los alumnos.

-“Traigan un fardo de pasto, pues tenemos un asno en el salón”,

-dice el profesor a los demás.

-“¡Y para mí un cafecito!”, -gritó el alumno.

El profesor se enojó y expulsó al alumno del salón.

El alumno era el humorista Aparicio Torelly, conocido como el Barón de Itararé (1895-1971).

Al salir del salón, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:

-“Usted me preguntó cuántos riñones ‘tenemos’. ‘Tenemos’ cuatro: dos míos y dos suyos. Porque ‘tenemos’ es una expresión usada para el plural. Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto”.

La vida exige mucho más comprensión que conocimiento. A veces, las personas, por tener un poco más de conocimiento o  ‘creer’  que lo tienen, se sienten con derecho de subestimar a los demás…

Es necesario escoger entre la soberbia y la humildad de escuchar bien a los otros. Casi siempre escogemos la soberbia y la sordera.

logowpnegronaranja

Desde aquí le envío un cordial saludo a Alberto Vázquez (homónimo del famoso cantante) a quién todo “el pueblo de la fiesta eterna” conoce como “el sitio” (motivo de la imagen al principio de la anécdota) persona estimada por todos.


Acciones

Information

One response

27 04 2011
Karlin

Es muy cierto lo que dices la mayoría de los profesores vivimos a veces a la defensiva por la forma en que los estudiantes se comportan en la actualidad, sin embargo es necesario aprender a escuchar y no precipitarse. Dar la oportunidad de explicarse a otro puede ser la clave de una relación satisfactoria en aras de un aprendizaje más humano.
……….
Hola Porfr. Karlin…
Así es, evitar en lo posible juicios anticipados de nuestros alumnos.
Un saludo cordial.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: