Engañándote a ti mismo.

15 01 2009

Todos tenemos dudas más de una vez en la vida y buscando “aclarar el panorama” acudimos con alguien que tenga una respuesta. Los adultos vamos con el que ya sabemos que conoce del tema, los adolescentes también, pero, sucede a veces que en realidad lo que buscan los jóvenes no es aclarar sus dudas sino justificarse por una acción cometida o a punto de cometer, por ejemplo…

autoengano1¿Quieres saber si las drogas son malas? ¡Hazte un favor! No le preguntes a un vendedor de drogas o a un drogadicto (a menos que esté rehabilitado), porque la respuesta que te dará será que las drogas son lo máximo, que no hacen daño, que es mentira lo que dicen los documentales de la TV y la gente acerca de ellas, que te hacen sentir mejor, que puedes dejarlas cuando quieras, que son la veinteava maravilla, etc. etc. etc. te dará decenas de opiniones a favor. ¡Evítate problemas! Mejor pregúntale a un especialista, a un médico o a una persona a la que le tengas confianza y que sepas que no te dará información inclinada hacia ningún lado.

¿Quieres saber si el alcohol hace daño? ¡Hazte un favor! No le preguntes a un borracho, porque la respuesta que te dará será que él es alcohólico por necesidad, porque sufrió algún desengaño, porque se divierte así, porque lo hace sentir bien y que si lo ingieres con moderación no tendrás problemas, aunque el que te lo dice no pueda mantenerse en pie, etc. etc. etc. te dará varias opiniones a favor y quizás alguna en contra. ¡Evítate problemas! Mejor pregúntale a un especialista, a un médico o a una persona a la que le tengas confianza y que sepas que no te dará información inclinada hacia ningún lado.

¿Quieres saber si es malo robar? ¡Hazte un favor! No le preguntes a un ladrón, porque la respuesta que te dará será que lo hace por necesidad, porque no hay trabajo, porque la vida está muy difícil, porque también roban los que gobiernan, porque en las tiendas también te roban, etc. etc. etc. te dará decenas de justificaciones. ¡Evítate problemas! Mejor lee las leyes, o pregúntale a una persona a la que le tengas confianza y que sepas que no te dará información inclinada hacia ningún lado.

¿Quieres saber si tener relaciones sexuales a tu edad es riesgoso? ¡Hazte un favor! No le preguntes a un adúltero o a alguien de tu misma edad (que quizás -igual que tú- desconocerá el tema, es como un ciego guiándose por otro). ¡Evítate problemas! Mejor pregúntale a un sexólogo, a un médico, o a un adulto al que le tengas confianza y que sepas que no te dará información inclinada hacia ningún lado.

Y así sucesivamente…

A tu edad es fácil caer en errores de este tipo. No quieras justificar algo que deseas hacer o que ya hiciste engañándote a ti mismo preguntando a la persona equivocada.

S i n c e r a m e n t e

Ing. I. Guerrero Z.

logowpgrisnegro2


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: