El consuelo de las justificaciones…

13 11 2008

Para mucha gente perder un partido de fútbol no es una situación de la que se pueda sacar algún provecho, pero para otros como yo -que no me gusta el fútbol-, en lugar de lamentos y demás, más bien dedico mi tiempo a reflexionar acerca de las cosas que giran en torno a un encuentro, como son las siguientes.

Lector/a… que quede constancia de que la siguiente lista de pretextos no la inventé yo, la hice con todas las justificaciones que me dieron mis alumnos en una plática de tutorías cuando les pregunté acerca de un partido de fútbol que perdieron en contra de otro de los grupos del CBTis 70. Les prometí publicar un artículo al respecto, lo que no les dije es que respondería a cada una de sus justificaciones.

E aquí las justificaciones… y mis respuestas.

choque1. Éramos 10 y los del otro equipo eran 11. ¡Si! Jamás en la historia del fútbol 10 jugadores pudieron ganarles un partido a 11. ¡Ah! Si todas las batallas se ganaran así: ¿Cuántos son aquellos? 1000 ¿y los nuestros? 1001, ¡biennnn, ya ganamos!

2. Nuestros mejores jugadores estuvieron ausentes. Es verdad, los buenos siempre faltan -y los malos siempre están-. Es igual que cuando alguien muere, la gente suele decir: “tan bueno que era” ¿Y los que quedamos vivos? Seguro somos un montón de malos.

3. Los que no vinieron son los culpables de nuestra derrota, por irresponsables.Irresponsables sí lo son quienes no cumplieron con su compromiso, pero que por ello se pierda una batalla, eso NO.

4. El horario en que se jugó el partido nos fue desfavorable. Sí, a los otros les quedó perfecta la hora.

5. Nuestro jugador estrella -el que siempre anota-, ese día falló. Eso de ser jugador estrella tiene dos caras. Si anota goles el equipo celebra y dice: ¡GANAMOS! pero si sucede lo contrario el equipo dice: Falló el “goleador”. No cabe duda que el éxito tiene muchos padres, mientras que la derrota es huérfana.

6. Los de nuestro equipo fallaron muchos goles “solitos” frente a la portería. Este pretexto me recordó el: “casi, casi”, o el “ya merito”.

7. Perdimos pero de todos modos las estadísticas nos favorecen. ¡Bah!, que consuelo…

8. Dos de nuestro equipo son muy religiosos y ese día no elevaron ninguna plegaria para que nos fuera bien en el partido. ¡Hmmm! es bueno saberlo, pidamos a Dios y caminemos en lugar de correr por el balón, o sentémonos a esperar a que nos conceda el “milagrito” de ganar.

9. El balón estaba mal, no botaba bien. Sí, y también la cancha estaba llena de zacate justamente por donde corríamos.

10. Uno de nuestros jugadores parecía del equipo contrario, les daba el balón continuamente. Es que era de reciente ingreso y todavía no conocía bien a los de su equipo…

11. El árbitro se vendió, siempre pitó a favor del equipo contrario. Pobres árbitros es una cruz la que se ganan por $50.00

12. El clima nos fue desfavorable. Sí, es verdad, con el frio se encogen las piernas y con el calor se dilatan los cuerpos, por eso creció tanto el balón que no cabía en la portería contraria.

13. Nuestro portero era de baja estatura (chaparro) por eso no detuvo el gol.¡Oh, sí! era tan pequeño que cuando le pegaba al balón en lugar de moverse la pelota rebotaba él, o sea que la Ley de las compensaciones no existe, es mentira que si eres más bajo tu centro de gravedad está más cerca del piso por lo tanto eres más ágil y te mueves mejor, mientras que si eres más alto sucede lo contrario. ¿Jorge Campos medía tres metros?

14. Los del equipo contrario jugaron sucio, por eso ganaron. Sí, todos los ganadores son tramposos y todos los perdedores son honestos.

15. El gol que metieron fue por pura suerte. Sí ¡Qué suerte tienen los que ganan!

Éramos visitantes, no teníamos porra, tuvimos muchos acercamientos pero nos faltó suerte para concretar, varias veces le pegamos al marco de la portería, el otro portero estuvo en su día, … etc, etc. Hay miles de justificaciones para evitar decir: “NOS GANARON PORQUE JUGARON MEJOR“, o en su defecto: “JUGAMOS MAL Y POR ESO PERDIMOS” ¿Por qué la negativa a reconocerlo? Ya en otra ocasión escribí que a los mexicanos nos cuesta trabajo reconocer lo bueno en los demás si son mexicanos también, mención aparte, nos es sumamente fácil reconocer lo bueno en los extranjeros, casi siempre damos por anticipado que todos son mejores que nosotros, ¿Por qué?

 

La misma serie de pretextos mencionados por mis jóvenes alumnos, se escucha en otros ámbitos, por ejemplo cuando alguien gana un puesto de trabajo, el que perdió dice: “Es que le caía bien al Jefe” o “fue por pura suerte”. Y en política ya ni digo.

El partido de fútbol al que hago referencia lo jugaron jóvenes con un promedio de edad de 16 años, son adolescentes en proceso de formación lo cual es una atenuante en su caso, pero ya desde ahora veo que les cuesta trabajo reconocer lo bueno en los demás.

Sinceramente.

I. Guerrero Z.

logowpnegronaranja2


Acciones

Information

2 responses

30 12 2009
ALFREDO CRUZ M

Ing. Guerrero le agradezco la respuesta me ha iluminado el día.

Por otra parte me alegra que una persona tan importante como usted haya disfrutado el comentario aunque sea unos momentos, despues de todo su labor es tan importante o más que la del presidente y reitero “Ing. Guerrero para Presidente” y YA.

Lo mejor para usted y seguiremos en contacto !

30 12 2009
ALFREDO CRUZ M

Ing. Guerrero le deseo mucha salud,paz y prosperidad.
Le escribo de azcapotzalco D.F., me sorprendi de la facilidad que tiene para explicar los temas de eléctricidad.” En dos horas he aprendido más que en dos meses de ir a un curso.”
Me gustaria tener todos los temas que ha públicado.
La duda que tengo es saber cuanto es la capacidad maxima de abastecimiento de una linea o fase por parte de la compañia de luz , cuanto amperaje puedo alimentar.
por ultimo la leyenda de hoy “Ing. Guerrero para presidente”.
………….

¡Ja! Alfredo me hiciste reir con ganas, lo cual te agradezco, “Ing. Guerrero para Presidente”, ese si que fue ¿buen o mal deseo? ¡Ja! Con todos los problemas que tenemos en el país…
Respecto de tu pregunta.
Si se trata de instalaciones monofásicas (una fase contratada) lo que establece la CFE es que no excedan de 5,000 Watts. Si contratas dos fases (instalaciones bifásicas) lo que establece la CFE es que no excedan los 10,000 Watts. Para tres fases las instalaciones son mayores de 10,000 Watts.
En base a lo anterior, para cada caso, la conclusión es que por cada fase podrías alimentar + o – unos 40 amperes, tratándose de instalaciones nonofásicas y bifásicas. Para el caso de instalaciones trifásicas podría ser igual o mayor dependiendo de la carga que alimentaras y el calibre del conductor que utilizaras.
Saludos y abrazos en estas fiestas.
Ing. I. Guerrero Z.
P.D. Todos los temas de instalaciones eléctricas los puedes encontrar en: https://iguerrero.wordpress.com/category/instalaciones-electricas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: