La Sobreprotección de los hijos.

14 10 2008

“Los excesos en el cuidado de los hijos”.

Antes que nada aclararé lo siguiente:

Lector(a), si eres padre/madre de familia que tienes por norma entregar todo, absolutamente todo a tus hijos importándote nada de lo que les ocasiones o de lo que piensen los demás, esto no es para ti. Aquí escribiré para los que buscan brindar ayuda eficaz a sus hijos lo cual en principio no significa entregarles todo ni resolverles todos sus problemas.

martorrev2Escribí en otra ocasión acerca de los padres que suponen entregarles “amor” a sus hijos y al final no reciben lo mismo. Es como plantar un durazno y ver crecer otra cosa.

Dicho lo anterior entremos de lleno al tema, que es un llamado a la reflexión a los padres de familia sobreprotectores.

Todos sabemos que cualquier exceso es malo, “Los excesos son malos hasta en la eficiencia” esto les dijeron a unos mecánicos que se adelantaron a lo programado cuando repararon un tranvía en menor tiempo del indicado. Sí. Todo el mundo sabemos que el abuso en cualquier cosa es perjudicial, pero cuando se trata de los hijos, sucede que algunos padres de familia olvidan este precepto universal y les brindan en lugar de protección, sobreprotección, lo cual desde luego que es un perjuicio para todos, tanto para los hijos como para los progenitores.

A mi mente viene la historia de aquella persona que viendo una mariposa que quería romper su capullo para terminar de nacer, le “ayudó”, rompió su envoltura cayendo entonces la mariposa al suelo del cual nunca pudo levantar el vuelo debido a que sus alas que terminarían de formarse con el esfuerzo al romper la capa que la envolvía jamás lo hicieron por la “ayuda” recibida.

Como la anterior hay más historias en las que una persona con el afán de ayudar en realidad perjudica. Esto es exactamente lo que sucede con la sobreprotección de los hijos, los padres de familia en su afán de “ayudarlos” en realidad les hacen mal, convirtiéndolos a veces -perdón por la expresión- en parásitos.

Es triste hacer de un hijo un ser inútil a la sociedad, hacer de él una persona que no sea capaz de valerse por sí misma y sobresalir por sus propios medios en este mundo cada vez más complicado para todos. Y digo que es triste por lo siguiente. Los padres de familia terminan su vida en la completa ignorancia pensando que le hicieron un bien al hijo al sobreprotegerlo, sin saber que en realidad le crearon un vicio dejándolo por una parte a merced de todo el mundo sin las armas suficientes para defenderse y por otra convirtiéndolo en un verdadero parásito social. Es como matarlo sin herirlo, perdiendo con ello, tanto los padres como la sociedad, una esperanza.

Kahlil Gibran dijo respecto de los hijos en su libro: “El Profeta”

Tus hijos no son tus hijos. Son hijos e hijas de la vida.
Vienen a través de vosotros pero no de vosotros.
Y no os pertenecen aunque estén con vosotros.
Podéis darles vuestro amor pero no vuestros pensamientos porque ellos tienen sus propios pensamientos.
Podéis albergar su cuerpo pero no su espíritu, pues su espíritu vive en la casa del futuro a la que no podéis visitar, ni aún en vuestros sueños.
Podéis tratar de ser como ellos, mas tratad de no formarlos como vosotros, pues la vida no avanza detrás ni se detiene en el ayer.

La naturaleza evoluciona a todas las especies, esto es una Ley que vemos en todos lados y los humanos no somos la excepción ¿O si? Bueno… me parece que quienes sobreprotegen a sus hijos son la excepción porque van en contra de la propia evolución. Ellos cubren con su manto de “protector” a sus hijos y no los dejan actuar por sí solos, les anulan su libertad de acción.

La sobreprotección va de lo económico hasta la complacencia o el solapamiento de actos irresponsables de los jóvenes.

¿Alguna vez lector(a) acudiste con algún vecino para darle una queja de alguno de sus hijos, con la ilusión de que lo corrigiera por algún acto equivocado, y te dio con la puerta en las narices alegando que su hijo es incapaz de hacer lo que le dijiste?

Viene a mi mente el recuerdo de aquella madre que “ayudaba” a su hija que presentaba examen en una de mis asignaturas, distrayéndome en la puerta del salón de clases haciéndome preguntas mientras la muchacha copiaba. Viene a mi mente la negación rotunda de aquella madre que habiéndole demostrado que su hijo copiaba las tareas extraescolares ella decía que siempre lo veía trabajar en su casa. Viene a mi mente la cerrazón de un padre de familia que pedía más oportunidades de exámenes para su hijo habiéndole dado ya dos oportunidades después de las reglamentarias. Viene a mi mente el recuerdo de aquel padre que habiéndole dicho que su hijo tenía problemas de aprendizaje no solo en mis asignaturas sino en todas las que cursaba, habló con todos los profesores consiguiendo más oportunidades de las reglamentarias hasta que por fin logró que su hijo acreditara las asignaturas, más por pena de los profesores ante tanta insistencia que por capacidad del joven.

Lamentablemente lo anterior sucede cada vez con mayor frecuencia. Los padres de familia tienen la tendencia a sobreproteger a sus hijos, lo veo en la escuela, lo veo en la calle, lo veo en todos lados.

Pero… ¿Cómo remediar esto que a todas luces es un problema? Lector(a) si de verdad quieres brindar ayuda eficaz a tus hijos, no sobreprotección, te recomiendo lo siguiente, y lo hago -créeme- con la intención de evitarte un problema futuro.

1. No les creas todo a tus hijos. En ellos existe la tendencia “natural” a mentir para conseguir lo que quieren. No te engañes a ti mismo pensando que siempre te dicen la verdad.

2. No les resuelvas sus tareas, solo oriéntalos. La buena ayuda es solo eso: ORIENTACIÓN.

3. Si provocaron un problema en algún lugar en la medida de su edad has que se responsabilicen de ello. Si ya son mayores de edad quizá tengan que enfrentar consecuencias legales.

4. Nunca les digas: “yo lo haré por ti”, mejor diles: “en que puedo ayudarte para que resuelvas el problema por ti mismo”. Si acaso quieren que tú les resuelvas cualquier cosa niégate a ello y no hagas caso de los chantajes sentimentales que quieran hacerte.

5. Quítate de la cabeza que tus hijos son unos “bebes” que siempre necesitarán de tu protección. Entre más rápido abandones esta idea más pronto madurarán y podrán valerse por sí mismos.

Lector(a) te invito a la reflexión, no hagas parásitos de tus hijos, haz personas conscientes, capaces de valerse por sí mismos desde ahora. Mañana, cuando tengan que enfrentarse solos al mundo, te lo agradecerán y te irás feliz de aquí, tranquilo/a, sabiendo que dejaste buena simiente.

Sinceramente.

I. Guerrero Z.


Acciones

Information

One response

17 05 2016
Ruben Cardoso

Muchas gracias Ingeniero por este post. Tengo dos hijos y lamentablemente, su madre los ha sobreprotegido, tal y como usted lo describe, y mucho mas. Mi hijo es ahora un nini, sin esperanza, sin deseos de hacer nada. Tiene 20 años. No es tragico? Al menos mi hija ya termino la carrera universitaria, aun con sus problemas de adaptacion. Voy a imprimir esto, con su permiso, por supuesto, y se lo dare a ella, pero se que en realidad sera una perdida de tiempo, como lo han sido años y años mios de quejarme y hacerle ver sus errores, sin que haya querido cambiar en nada.
………….

Hola Rubén…
Adelante, imprímelo, y ojalá, mis palabras servan para modificar actitudes equivocadas.
Te envío un fuerte abrazo y con él mis mejores deseos.
Ing. I. Guerrero Z.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: