El problema de la desconfianza.

4 09 2008

Lo “fantasioso” del Blog/bitácora.

Hay quienes se encierran en la más profunda desconfianza y nada de lo que ven o escuchan les parece sincero u honesto. Al ver u oír algo de inmediato ponen una barrera mental, razonan en función de su desconfianza y no hay poder humano que los convenza de lo contrario. Algunos son así por naturaleza y otros porque su medio ambiente los influyó determinantemente en ese sentido. En ambos casos hay honestidad de su parte. Sin embargo, hay un grupo de “desconfiados” a los que su dicho les sirve de pretexto para justificar su desinterés, apatía o flojera en el trabajo. La diferencia entre los dos grupos de desconfiados es que mientras los primeros pueden proponer soluciones a los problemas, los segundos simplemente se oponen a cualquier cosa sin mayores explicaciones.

La desconfianza existe en todos los lugares. Desconfiamos del tendero, del amigo, del patrón, del taxista, del policía, del gobierno, del vecino, etc. Los mexicanos somos una sociedad de desconfiados. ¿Por qué? Bueno… todo empezó hace más de quinientos años con la conquista, más atrás no sé, el caso es que este problema también forma parte del sistema educativo.

Los siguientes extractos son parte del comentario que recibí hace unos días.

<fantasioso, por el hecho de que de los más de 10 años que llevo en el subsistema, jamás había encontrado gente tan atenta y dispuesta a ayudar a los compañeros, y sobre todo, a llamarle a las cosas por su nombre sin temor a nada>>

<fantasías de nuestro querido Subsistema DGETI>>

Evidentemente mi colega desconfía de lo que lee en el Blog, y no es su culpa (percibo honestidad de su parte), es solo que el sistema le ha creado tal nivel de suspicacia que le resulta fantasioso encontrar un espacio en donde existe información fuera de toda “sensatez”, ya que habla y dice públicamente lo que está mal en la DGETI por alguien que forma parte de ella. ¿¡Qué!? ¿Cómo es posible que alguien del mismo subsistema se atreva a criticarlo? O bien ¿Cómo es posible que alguien que come de la DGETI se atreva a morderle la mano? O quizá ¿Cómo es posible que una persona del subsistema patee el pesebre? ¡Ja!, esto y más se cuestionarán algunos, y su conclusión será, “esto no puede ser, seguramente es una estratagema de la DGETI”. Es lo que dirán algunos para tratar de explicar algo que no pueden negar que está ahí, en la red, y que habla de los problemas que tenemos como Institución encargada del FUTURO de nuestros adolescentes, pero que -todavía para mayor “sospechosismo”- además de criticar, hable bien –cuando así sucede- de lo que hay en nuestra subsistema. Esto último también choca con la cultura general ¿Cómo es posible que alguien que ayer dijo que la DGETI estaba mal, hoy diga que hay algo bueno en ella? No, sencillamente no puede ser, esta vez estoy seguro/a que lo amenazaron o quizás lo sobornaron, etc.

Bien… por todo esto, que al igual que la persona que escribió el comentario que cité al principio, seguramente sucede en mis compañeros trabajadores/as que leen aquí, escribí este post, sobre todo para explicarme.

Fueron varias razones las que me llevaron a escribir aquí…

1). La necesidad de utilizar una herramienta que me sirviera de refuerzo para mis clases de electricidad y de matemáticas.
2). La necesidad de exponer públicamente lo que siento que está bien o mal en nuestra subsecretaría.
3). La necesidad de orientar a mis jóvenes alumnos/as en asuntos de la vida diaria en aquello que los siento equivocados/as, haciéndolo mediante temas que los lleven a la reflexión.
4). La necesidad de revisar asuntos de orden LEGAL en la DGETI y el SNTE, que puedan ayudar a los trabajadores/as a poner mayor atención en sus derechos y obligaciones.
5). Y en general, la necesidad de tratar asuntos de diversa índole.

Por todo lo anterior:

Escribo lo que siento y pienso, lo que me nace y me place, es decir…

1. Hay muchas cosas que están mal en la DGETI, pero, NO TODO ESTÁ MAL.
2. No me interesa en absoluto sujetarme a la idea de decir NOOO a todo.
3. No me interesa en absoluto sujetarme a la idea de decir SIIII a todo.
4. Si a los directivos de la SEP/SEMS/DGETI/etc. no les gusta lo que escribo, ¡lo siento!, es mi LIBERTAD y hago uso CABAL de ella.
5. Si a la gente le cae mal lo que digo, lo siento, es mi LIBERTAD y hago uso CABAL de ella, y si les gusta ¡que bueno!
6. Hasta donde mi cerebro alcance trataré de utilizar mi libertad con RESPONSABILIDAD.
7. Seguiré escribiendo lo que me nazca escribir, ya sea sobre derechos u obligaciones, artículos técnicos, anécdotas, etc.
8. ¡Jamás!, ¡nunca!, ¡en absoluto!, ¡de ninguna manera! he escrito nada con la intención deliberada de dañar a nadie. Solo escribo lo que pienso que puede ayudar a alguien en aquello que “creo” saber. Mi intención es ORIENTAR y nada más.

Mi respuesta al comentario del lector fue la siguiente…

Colega, este Blog/bitácora es una prueba palpable para todos los que trabajamos en la DGETI de que:

1. La libertad de decir lo que siente y piensa un profesor en la DGETI es un hecho. El día que alguien de los mandos locales, estatales o nacionales de la educación me prohíba decir lo que siento, ese día pensaré otra cosa, mientras tanto seguiré diciendo que la libertad existe. ¿Puedo equivocarme en lo que digo? SI. Puedo cometer errores, pero no de mala fe y por lo mismo si alguien me demuestra con razones que estoy equivocado retiraré lo expresado y me disculparé con él y con quienes haya ofendido.

2. Podemos revolucionar a la DGETI si todos ponemos un poco más de nuestra parte defendiendo nuestros derechos y cumpliendo con nuestras obligaciones.

3. A los problemas que tenemos como subsistema agrégales éste. Cuando alguien está sumido en lo más profundo de la desconfianza todas las soluciones que ve le resultan una fantasía.

Además de lo anterior…

Con lo que escribo busco orientar más no convertirme en consultor o consejero porque si así lo hiciera no me alcanzarían las 24 horas del día. Al desarrollar los temas tratados aquí intento dar el remedio para algunos males, pero “el trapito” con que se aplica tiene que conseguirlo el lector/a.

………………………..

Hasta aquí mi respuesta.

Pero volviendo al problema de la desconfianza de mi colega (y de los que piensan así) señalaré lo siguiente.

Si mi gobierno quiere realmente sacar adelante a nuestro país del atraso en el que está, necesita recuperar la confianza de la gente. Si las autoridades oficiales educativas quieren rescatarla del bache en el que está, necesitan recuperar la confianza del gremio docente. Si los directores de las escuelas quieren incrementar los niveles de aprovechamiento escolar necesitan recuperar la confianza de sus maestros. Hay un grave problema de falta de confianza en todos los lugares, es lo que han logrado años de políticas equivocadas e iguales formas de actuar de directivos mayores y menores de escuelas, han conseguido que los trabajadores en las escuelas estén a la expectativa de lo que harán los mandos locales y nacionales para BURLAR sus derechos.

Recién leí lo que le sucedió a uno de mis colegas (en su blog que ya no está en la red y omito su nombre por lo mismo). Por el tipo de acciones sesgadas, maliciosas y demás, que le sucedieron a mi colega, el profesor pierde la confianza en sus autoridades y al final termina por convertirse en una pieza más del engranaje, sin aspiraciones, sin motivaciones, sin ningún objetivo más que “cumplir” medianamente con su quehacer –y a veces ni eso-. No digo que a mi colega le sucederá igual, es sólo que muchos han caído en el desinterés precisamente por lo que han vivido. Después, cuando las autoridades les piden que mejoren su trabajo participando activamente en nuevas estrategias educativas incluso dando más de su tiempo para rescatar a la educación, de inmediato muchos colegas cuestionan lo que escuchan y la mayoría se queda ahí, sin proponer nada, algunos –los menos- proponen y a otros lo escuchado les resulta fantasioso. Es el propio sistema el que ha conseguido tales niveles de desconfianza en su gente, y si en lugares ajenos al ámbito educativo la desconfianza es un problema en el nuestro es todavía más grave.

Pero… veamos soluciones ¿Qué es lo que tendría que hacer la DGETI para sacar adelante a la educación? La respuesta es simple, recuperar la confianza de su gente. ¿Cómo? Con acciones claras al interior de los planteles. Respeto cabal de los derechos de los trabajadores, cuentas claras, públicas y desglosadas de todos los dineros que entran y salen de las escuelas, manejo público de plazas (plaza que se desocupe, es plaza que de inmediato se informa al personal y se procede a asignarla conforme a DERECHO), esto y más debería ser común en todas las escuelas, y debió ser así siempre

Cuando la gente tenga confianza en sus líderes hará lo imposible por cumplir lo que le pidan. Como estamos, la gente hará lo imposible por burlar lo que le indican.


Acciones

Information

One response

9 09 2008
Una nueva oportunidad… « El blog de Luis Rivera

[…] unos días mi amigo y colega, el Ingeniero Guerrero, trataba en uno de sus artículos el problema de la desconfianza. Incluso es capaz de adivinar la reacción inmediata cuando se dan […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: