¿Por qué nos cuesta trabajo reconocer lo bueno en los demás…?

25 09 2007

Nuestra manera de ser es así, nos resulta sumamente sencillo “encontrarle el pelo al huevo”, descubrimos fácilmente lo negativo de cualquier cosa, sea un proyecto, una persona o un proceso, pero encontrarle lo bueno… eso sí que cuesta trabajo.

Criticamos todo, aunque igual recibimos críticas, es un mal generalizado. Pregunten a cualquier persona lo negativo de su vecino y les dirá por lo menos tres defectos, luego pregúntenle lo positivo y verán como se le dificulta expresar algo. 

Sucede en todos los ámbitos, por ejemplo en:…

La familia.

Los padres de familia pocas veces reconocen lo bueno en sus hijos, les pasa desapercibido. Si es por primera vez que los hijos hacen algo bueno -diferente a lo común- sí notan el hecho, pero la segunda, la tercera y las demás se olvidan.

Por su parte los adolescentes viven su vida sin importarles el quehacer que hacen sus padres, ellos piensan que el mundo es así de simple: hay dos viejos que se dedican a trabajar para darles dinero, comprarles su ropa y darles de comer.

Pero también está el caso de las cónyuges que se pasan la vida trabajando y atendiendo a la familia, ¿Cuántas veces en el año se les reconoce su esfuerzo?, ¿sólo el diez de mayo?

En la política.

Para la sociedad todos los políticos son corruptos. Por lo tanto, en la primera oportunidad, independientemente de lo que hayan hecho –a veces bueno- de todos modos se les echan en cara sus errores, se les grita que son basura y que cobran por hacer nada.

Es raro –rarísimo- que alguien le reconozca lo bueno al político y le de las gracias por su buena gestión, a menos claro, que se espere algo de él más adelante.

En las administraciones.

Rara vez he visto –será que no soy muy observador- que una persona levante su mano y hable no para criticar al administrador en turno sino para reconocer públicamente lo positivo de su gestión, sin que esto sea por una conveniencia particular.

Por otra parte, jamás he visto que una administración (director o cualquier jefe) le diga públicamente a una persona: tengo diferencias muy marcadas contigo pero reconozco que eres el mejor en esto o aquello. Cuando esto sucede, una de dos, o es porque la persona se va para siempre del lugar, o porque está muerta.

Etc…

A los mexicanos nos resulta más fácil reconocer lo negativo, hablarlo, gritarlo, y regodearnos de ello.

Las razones para actuar así obedecen a la falta de madurez. ¿Acaso los mexicanos conformamos una sociedad inmadura? SÍ.

A pesar de haber transcurrido dos siglos de nuestra independencia como país, me parece que seguimos “anclados” en el resentimiento hacia las figuras de poder en todos los ámbitos, económico, social, político, científico. Sin duda es uno de los traumas que nos dejó la conquista, somos más dados a reconocer lo positivo de lo externo, de lo lejano o ajeno al país. 

Cualquier persona que aspire a un cargo en una organización al conseguirlo pareciera que automáticamente despertara en los demás los genes del rechazo y se hace acreedor al desprecio de muchos, si no es que de todos. Por muy honrada que haya sido una persona toda su vida, al ingresar a un puesto de poder de inmediato se vuelve un candidato a corromperse, o bien a ser manipulado por la serie de “corruptos” que seguramente lo rodean.

“Ya se le subió” es la frase común, y la mayoría de las veces es cierto, “se le subió”.

¿Y todo por qué? Precisamente por la falta de madurez. 

También sucede en las aulas con aquel que busca superarse en sus estudios, sus compañeros son más dados a remarcarle cualquier error por pequeño que sea, que ha reconocerle su saber y su trabajo.

Pero, ¿cómo podemos superar esta situación de falta de madurez que nos aqueja?

El camino es la EDUCACIÓN. Esa es la única esperanza que hay de que algún día el gobierno y la sociedad cambie y aprender así a sacar lo bueno de lo malo y de lo bueno lo mejor. Hasta entonces aprenderemos a reconocer lo positivo en lo demás.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: