La “filantropia cobrada” de las grandes corporaciones.

18 07 2007

LA “CARIDAD” DE LOS GRANDES CONSORCIOS.

Actualizado el 18 de Julio de 2007.

Lo escuché hace unos días en uno de los noticieros de poca cobertura en el país: al parecer en el proyecto de reforma fiscal 2007 que envió el Presidente Felipe Calderón a la Cámara de Diputados, hay una distinción entre lo que son las donaciones filantrópicas de lo que son las donaciones deducibles de impuestos. ¿Será verdad? ¿por fin el gobierno se decidió resolver este problema?  Lo desconozco porque todavía no se desatan las discusiones al respecto, pero por lo menos ya empieza a hablarse oficialmente del asunto de la “filantropía” deducible de impuestos de las grandes corporaciones como: Televisa, TV Azteca, Gigante, Bimbo, Bancos, etc.

Pero ¿cómo llevan a cabo sus actos de “CARIDAD” o de “filantropía” los grandes empresarios?

Primero crean una fundación que se dedica a hacer obra social (como las del CRIT – Centro de Rehabilitación Infantil Teleton y otras) y la registran ante el gobierno. Por medio de la fundación se dedican a recabar dinero de los mexicanos (Teleton, redondeo y otras). Hasta ahí todo estaría bien si las “donaciones” que hicieron con dinero de nosotros no las restaran de los impuestos que legalmente tienen que pagar.

Para explicarlo mejor lo haré con números. Supongamos que la empresa Televisa debe pagar diez millones de pesos de impuestos al gobierno, pero con anticipación “donó” cuatro milllones de pesos a instituciones de caridad o simplemente construyó un CRIT con el dinero que juntó de nosotros en su fundación, entonces, restados a los diez millones nadamás pagará seis. Dicho de otra manera: nosotros -la gente común- con los diez, veinte o cincuenta pesos que le dimos al teleton, ayudamos a televisa a que no pagara cuatro millones de pesos de impuestos¿¡Que tal!? Pero ¿y si juntó doce millones y demuestra que los gastó en obra social? Entonces el gobierno tendría que regresarle dos millones de pesos… ¿¡¡Como ves!!? Además de que evitó pagar los diez millones de pesos que legalmente tenía que pagar, encima el gobierno tendrá que “regresarle” dos milloncitos más. ¡¡¡Fiuuu!!! Esa es la moral de los “ricos ricos” y nosotros, la gente sencilla, ahí vamos como inocentes “borreguitos” cada vez que nos suenan la campanita en la “tele” para cooperar.

Por eso, ya no dono ningún centavo en estos eventos. Antes lo hacía cuando no sabía como manejaban el dinero los grandes empresarios, luego que me enteré dejé de hacerlo. Me volví desconfiado y ahora pienso que cuando quiera hacer una donación iré al mercado a comprar fruta o comestibles y los llevaré a alguna institución de caridad (asilo de ancianos, atención a desamparados, etc.) y esperaré ahí a que se los coman. Así estaré seguro de que mi donación ayudará efectivamente a una persona que lo necesita y nadie se embolsará medio centavo de lo que doné, ni jugará con mi buena voluntad.

Entonces ¡¡¡Ya era tiempo!!! Me parece EXCELENTE que el gobierno actúe –o por lo menos quiera actuar- en este asunto que a todas luces es un ROBO perpetrado por los grandes consorcios.

Los noticieros más importantes del país se han mantenido callados al respecto ¡claro!, no les conviene abrir la boca pues están metidos hasta el cuello en el asunto, ellos pertenecen a las empresas que tienen sus fundaciones.

Esta forma de actuar ha sido solapada por gobiernos anteriores, por más que busco otro culpable no lo encuentro, ya que de los “ricos ricos”  no puedo esperar que se conduzcan de manera solidaria o humanitaria hacia los demás, ellos cuidan su dinero y nada más, les importa un cacahuate la obra social, solo lo utilizan como un recurso más para conservar o crecer su dinerole cobran a la gente su “filantropía”.

En Internet hay información al respecto, tanto del Teletón como del llamado “redondeo“, ambas son estrategias bien planeadas para evadir el pago de impuestos.

Todo lo anterior, más los casos como el del gobernador de Jalisco Emilio González Márquez que en el colmo de la inconciencia le regaló a Televisa sesenta y siete millones de pesos de un fondo que tiene el estado para atender desastres naturales, con los cuales la empresa montó su espectáculo espacio 2007 en Guadalajara ¡¡Caray!!, cuando me enteré de esta “donación” lamenté mi voto por él, ¡Ah! si supiera uno como van a actuar los candidatos después de recibir su encargo.

(Actualización 27 de Marzo de 2008. Este tipo verdaderamente está mal y ahora lamento mil veces mi voto por él. Resulta que ya regaló -o va a regalar- 90 millones de pesos para la construcción de un santuario religioso. Ahora si que ¡por Dios bendito! Si este señor quiere regalar dinero que lo haga, pero que sea dinero suyo. Imagina lector cuantas casas para gente de muy escasos recursos podrían construirse con ese dinero: a un precio por mayoreo de 150,000.00 por cada vivienda de interés social, nada más y nada menos que 600 casas. Y si no te gusta lo anterior,  ¿cuantas escuelas podrían equiparse? ¡Caray! Si este sujeto piensa que regalándoles dinero a organizaciones que tienen influencia en la gente va a conseguir llegar a la presidencia de la República, está rotundamente equivocado, la gente sanciona cada vez más este tipo de acciones. ¡Ah!, pero… curioso el tipo, por un lado regala dinero y por otro pretende recuperarlo de la sociedad a través del aumento de impuestos como intentó hacerlo con el “placazo” al cual dio marcha atrás cuando vio la presión social, aunque de todos modos incrementó en algo sus percepciones al incrementar el pago de refrendo vehicular. ¡Maldición! mil veces ¡MALDICIÓN, MALDICIÓN, MALDICIÓN, MALDICIÓN….!. Esta vez me equivoqué terriblemente al votar, lo lamento profundamente).

Volviendo al tema de la filantropía de las grandes organizaciones…

Ojala que el gobierno federal no de marcha atrás con esta iniciativa. Se que tanto los medios de comunicación como las grandes empresas de otros giros son gente de poder, que busca y trabaja en función del dinero, así que no será fácil, pero lo cierto es que ya hubo quien tocara el tema desde el gobierno y eso es muy bueno. Si no es esta vez, se que vendrá más adelante una reforma en este sentido, aunque tengo la esperanza de que ya haya llegado la hora de que les marquen a los empresarios “marrulleros” una línea al respecto. Y es que, una cosa es donar de tu bolsillo cualquier cantidad de dinero disminuyendo efectivamente tus recursos y otra muy diferente es “donar” lo de otros, para evadir lo que debes pagar. La primera es verdadero un acto de filantropía, la segunda es un engaño.

En todo este asunto la ingenuidad y la buena voluntad de la gente juega un papel definitivo, porque desgraciadamente la mayoría de los mexicanos desconoce como es el “teje y maneje” del dinero. Simplemente se dejan llevar por lo que le dice la “tele” y sus comunicadores, rompiendo a veces “el cochinito” para aportar algo de buena manera mientras que los dueños de las grandes organizaciones hinchan sus cuentas con él.

Lo que me molesta no es que los empresarios hagan mucho dinero, están en su derecho, son perfectamente libres para hacerlo, lo que me enoja es la forma en como lo hacen, actuando deshonestamente, jugando con los sentimientos de la gente y aprovechándose de su ignorancia, eso es lo cuestionable.

¿Por qué Televisa, TV Azteca y las demás organizaciones que tienen fundaciones sabiendo que ya hay bastante información en Internet respecto de los manejos oscuros del dinero de las donaciones que reciben no aclaran el asunto? Es claro que no quieren hacerlo porque saben que va a salir a la luz pública su pillaje.
La filantropía es una buena acción que ennoblece a los seres humanos, sobre todo a aquellos que han conseguido reunir importantes sumas de dinero. Es un ejercicio que permite a la gente de dinero estar en paz consigo misma, pero cuando se hace de la forma en que lo han estado haciendo por años es vergonzoso, peor aun, chantajeando sentimentalmente al pueblo, eso a mi juicio es una buena razón para meter a la cárcel a quienes lo han hecho.

Actualización… 18 de Julio de 2007.

Por fin se decidieron a hablar los medios de comunicación importantes, lo hizo Lolita Ayala en su noticiero de las 14:30 Hrs, obviamente tomó como base lo que dijeron algunas personas, supongo que retomará el tema J. López Doriga en su noticiero de la noche, y desde luego lo harán más noticieros de Televisa.

Los entrevistados señalaron la posibilidad de que muchos programas sociales queden sin atención por esta iniciativa de reforma fiscal del gobierno, hubo una persona entre todos, más mesurada, y dijo que debería reformularse el asunto de la filantropía de tal manera que no se termine con ella. ¡Claro! se refería a la verdadera filantropía y no a las donaciones deducibles de impuestos que se han venido manejando como tal.

Ahí está pues la “filantropía” de los ricos. Ahí está la mentira y la falsedad de aquellos que dicen construir, alimentar y financiar a la gente de escasos recursos. Los “espejitos” de la conquista están de nuevo.

¿En que puede afectarles la iniciativa de reforma fiscal a los que verdaderamente donan sin esperar nada a cambio? Yo ciudadano, yo empresario que he aportado filantrópicamente cualquier suma de dinero ¿de que tendría que preocuparme si lo que doné lo di buscando ayudar a los demás sin esperar nada a cambio y jamás lo resté de mis impuestos? De nada absolutamente. En cambio aquellos empresarios que “donaron” lo que juntaron del pueblo para restarlo después de sus impuestos esos si resultarán perjudicados y levantarán la voz alegando, tratando de confundir a la gente diciendo que si no se cambian los términos de la reforma se va a terminar con la obra social y no habrá ayuda para las instituciones de caridad. Eso alegarán y seguramente encontrarán apoyo de otros empresarios en la misma situación y también de quienes ignoran como es el “teje y maneje” de los asuntos del dinero.

La filantropía es buena, pero cobrar por ella es una aberración. Las donaciones deducibles de impuestos también son buenas mientras no se utilice el dinero de los demás para hacerlas. Ha sido mucho el engaño de la gente sencilla y de buena voluntad que ha ido a depositar sus diez, veinte o cincuenta pesos.

Es necesario decirle a todo el mundo -y llevarlo a los hechos: si me das diez pesos para mi fundación ten por seguro que tu dinero se utilizará correctamente para ayudar a una persona necesitada, y no lo deduciré de los impuestos que legalmente tiene que pagar mi empresa.

La FILANTROPÍA es un acto de generosidad digno de aplaudirse por todo el mundo. Las Donaciones deducibles de impuestos como lo hacen actualmente las grandes corporaciones que recaban dinero del pueblo son un ROBO.


Acciones

Information

3 responses

21 07 2007
iguerrero

Hola Rubén…

Gracias por tu comentarios.

Recibe saludos donde quiera que estés.

Ing. I. Guerrero Z.

20 07 2007
RUBEN GONZALEZ LUGO

gracias por compartir sus conocimientos que nos son de gran utililidad, esta pagina vale mucho por todas las dudas que nos aclara de una manera muy clara y sencilla.

20 07 2007
RUBEN GONZALEZ LUGO

Me es grato encontrar paginas que valen mucho dentro del conocimiento de la electricidad, ya que usted ocupa conceptos faciles y sobre todo sus diagramas son muy entendibles.

De verdad muchas gracias por compartir sus conocimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: